El 28,3% de los fumadores

españoles tiene previsto

dejar de fumar durante el presente

año, coincidiendo con

la entrada en vigor, el pasado

1 de enero, de la Ley de Medidas

Sanitarias frente al Tabaquismo,

según datos de un

estudio psicosocial sobre tabaco

y cáncer de pulmón, promovido

por la Asociación Española

Contra el Cáncer.

A este respecto, en el mercado

existen diversos medios y

métodos de ayuda, y muchos

de ellos vienen en la cómoda

forma de pastillas. Estas pastillas

van dirigidas a personas que

quieren realmente dejar de fumar,

que han dejado o están

dejando de fumar, pues se emplean

como complemento y

ayuda en el tratamiento de deshabituación

tabáquica, o que se

encuentren en un lugar o una

situación en las que no esté

permitido fumar (en el trabajo,

en los medios de

transporte”).

Para su cometido,

dichas pastillas

se basan en su composición

hecha a

base de aceite esencial

de lavanda y extractos

de melisa,

avena y lúpulo, que

ayudan a superar el

síndrome de abstinencia

causado por

la falta de tabaco

como la ansiedad,

irritabilidad, nerviosismo”

En este sentido,

la melisa es

una planta con una

fuerte acción sedante, ideal en

casos de exceso de emotividad,

estrés, ansiedad con palpitaciones,

dolor de cabeza,

mala digestión, insomnio y

problemas menstruales.

La avena, por su parte, es

capaz de resolver problemas

nerviosos o digestivos. Su

contenido en vitamina B1 es

imprescindible para el buen

funcionamiento del sistema

nervioso, así como para evitar

el nerviosismo, la falta de concentración,

el agotamiento, las

jaquecas, la depresión, etc.

En cuanto al lúpulo,

tiene una acción

sedante ligera

además de antiespasmódica.

Se utiliza

en casos de nerviosismo,

insomnio,

jaquecas, falta de

apetito y digestiones

lentas y pesadas.

La lavanda, por

su parte, es una

planta originaria

de las regiones del

Mediterráneo. Su

componente principal

es el aceite

esencial que, entre

otras muchas sustancias, es

responsable de las propiedades

sedantes del sistema nervioso

central, por lo que la

lavanda es un remedio muy

eficaz para calmar los nervios,

la ansiedad, la irritabilidad

y el insomnio.