En conferencia de prensa, el Dr. Gabriel Escobedo, médico neumólogo, especialista en enfermedad pulmonar obstructiva, menciona que el tabaquismo es la principal causa de EPOC, ya sea por consumo propio o de segunda mano.

Afirma que otro factor que contribuye a la aparición de este problema de salud es la exposición a largo plazo de la quema de biomasa.

Asegura que fumar y la exposición al humo de segunda mano durante la infancia y adolescencia pueden retrasar el crecimiento y desarrollo de los pulmones, lo cual puede aumentar el riesgo de tener EPOC en la edad adulta.

Severos daños en pulmones

Y es que fumar daña los alvéolos, las vías respiratorias y el revestimiento de los pulmones que cuando se encuentran lesionados tienen problemas para movilizar suficiente aire hacia dentro y hacia fuera, por lo que es difícil respirar.

Explica que los factores que empeoran los síntomas de la EPOC se llaman desencadenantes y fumar es uno de ellos, que puede causar una exacerbación o reagudización de los síntomas.

La EPOC puede causar la muerte

El experto señala que las exacerbaciones en la EPOC representan una de las causas más frecuentes de visitas médicas, ingresos a urgencias y hospitalizaciones, además pueden desencadenar temor y frustración en los pacientes.

Tan solo en 2019, la EPOC fue la tercera causa de muerte por enfermedades no transmisibles, de acuerdo con la OMS, con 3,23 millones de defunciones en todo el mundo, solo superada por cardiopatía isquémica y accidente cerebrovascular.

De acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias, en México la EPOC es la quinta causa de morbi-mortalidad en hombres y la cuarta en mujeres. A pesar de ello, el 86% de las personas con EPOC no tienen un diagnóstico correcto y oportuno.

Espirometría

“El subdiagnóstico asociado a la EPOC dificulta la atención oportuna de los pacientes. Con la pandemia de COVID, pruebas diagnósticas importantes, como las espirometrías, temporalmente se pusieron en pausa para evitar poner en riesgo a los pacientes. Sin embargo, es importante estar atentos a cualquier síntoma y ante sospechas consultar al médico especialista para confirmar el diagnóstico”, indica el Dr. Escobedo.

Tratamiento para EPOC

El tratamiento de la EPOC estará determinado por el médico y puede incluir la combinación de dos broncodilatadores de acción rápida y prolongada: un LAMA como el tiotropio + un agonista beta2 andrenérgico (LABA) como el olodaterol.

Al ser una enfermedad crónica, los tratamientos farmacológicos deben de administrarse de forma continua, buscando siempre un apego óptimo al tratamiento.

Hoy en día puede realizarse fácilmente a través de dispositivos inhaladores con tecnología de última generación que produce una nube de suave dispersión de pequeñas partículas para que, con un solo disparo, la sustancia activa llegue directo al sitio de acción reduciendo el esfuerzo inspiratorio de los pacientes.

Dejar de fumar

El Dr. Escobedo recomienda a las personas que viven con EPOC dejar de fumar, evitar el humo del tabaco y otros contaminantes del aire en casa y en el trabajo.

Que tomen un papel activo en su tratamiento y participen en actividad física con la mayor frecuencia posible.

Que se vacunen contra la influenza y cuenten con esquema completo de vacunación ante COVID-19, esenciales para reforzar el sistema inmunológico de los pacientes.

Finaliza diciendo que estas recomendaciones y el acompañamiento médico ayudarán a los pacientes a tener una mayor sobrevida y mejor calidad de vida.