Cuanto más fuma la gente, peor es su rendimiento en las pruebas cognitivas, independientemente de otras condiciones de salud que se sabe que afectan a la cognición, según una investigación preliminar entre adultos de 60 años o más presentada en la Conferencia Internacional sobre el Ictus 2022 de la Asociación Americana del Ictus.

Aunque se sabe que el tabaquismo, la hipertensión arterial y la diabetes de tipo 2 afectan negativamente a la salud del cerebro, un nuevo estudio examinó datos nacionales detallados de adultos de 60 años o más para evaluar si el tabaquismo en combinación con otras condiciones médicas, como la hipertensión arterial y la diabetes de tipo 2, tenía un impacto amplificado en las capacidades cognitivas.

Para este estudio, se revisaron los datos recogidos por la Encuesta Nacional de Examen de Salud y Nutrición de Estados Unidos (‘NHANES’), una gran base de datos de salud nacional en curso gestionada por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos desde principios de la década de 1960.

Recuerdo de palabras, fluidez, velocidad de procesamiento y atención

Así, cada participante realizó cuatro pruebas que suelen utilizarse para medir la función cognitiva. Las pruebas reflejan múltiples aspectos de la cognición, como el recuerdo de palabras, la fluidez, la velocidad de procesamiento, la atención y la memoria de trabajo.

De esta forma, el análisis reveló que los niveles de cotinina más elevados se asociaron con puntuaciones significativamente peores en la Prueba de Sustitución de Símbolos Digitales (DSST), una prueba que refleja múltiples aspectos de la cognición, como la velocidad de procesamiento, la atención y la memoria de trabajo.

Los niveles elevados de cotinina no se asociaron a diferencias significativas en las puntuaciones de las pruebas que miden la memoria o la fluidez del lenguaje. La asociación entre los niveles de cotinina más altos y las puntuaciones más bajas en el DSST fue comparable entre las personas con presión arterial alta o diabetes de tipo 2.

¿Dejar de fumar detiene el deterioro cognitivo?

Los investigadores señalan que sus hallazgos pueden animar a los profesionales de la salud a alentar con más fuerza a sus pacientes a dejar de fumar, independientemente de la edad. "Nuestros hallazgos también plantean una cuestión apremiante para futuras investigaciones: si las personas con deterioro cognitivo leve dejan de fumar, ¿se detiene la progresión de la disfunción cognitiva?" sugiere Parikh.

El estudio está limitado por el uso de datos recogidos de personas que viven en sociedad, por lo que los resultados pueden no ser generalizables a las personas que viven en otros entornos, como las residencias de ancianos.

"Como este estudio es transversal, no puede establecer una relación de causa y efecto entre el consumo de cigarrillos y el deterioro cognitivo. Sin embargo, se suma al conjunto de pruebas de que el tabaquismo puede aumentar significativamente el riesgo de enfermedades cardiovasculares, incluido el deterioro de la salud cerebral", sostiene la doctora Rose Marie Robertson, subdirectora científica y médica de la Asociación Americana del Corazón y codirectora del Centro de Ciencia Reguladora del Tabaco de la Asociación.

"Este estudio apoya la posición de la Asociación Americana del Corazón de que el tabaquismo es un grave peligro para la salud. El asesoramiento eficaz de varios episodios y las terapias médicas para dejar de fumar deberían estar disponibles para todos, y dejar de fumar debería ser una prioridad urgente para los fumadores de todas las edades. Nunca es demasiado tarde para dejar de fumar", concluye Robertson.