El cáncer de pulmón es uno de los tipos de cáncer más común en el mundo y es la segunda causa de muerte en hombres y mujeres a nivel internacional. En México, la Secretaría de Salud indica que cada año aproximadamente 8 mil mexicanos fallecen por este padecimiento, el cual se clasifica en dos tipos: Cáncer Pulmonar de Células Pequeñas (CPCP) y Cáncer de Pulmón de Células No Pequeñas (CPCNP). Este último es el más común pues representa el 85% de los casos.

Ante ello, Takeda, biofarmacéutica japonesa con más de 239 años de historia, lanza en México el primer tratamiento para cáncer de tumor sólido de células no pequeñas, que consiste en una terapia oral cuyo principio activo es brigatinib, el cual revoluciona el tratamiento de pacientes con Cáncer de Pulmón de Células No Pequeñas (CPCNP ALK+) al inhibir la proliferación de células de linfoma anaplásico para evitar mutaciones, disminuir el crecimiento de los tumores y reducir o retrasar la progresión de este tipo de cáncer a otras partes del cuerpo.

Eficacia de Brigatinib para cáncer de pulmón

“Brigatinib ha demostrado eficacia superior tanto en pacientes con un diagnóstico reciente como para aquellos cuya condición está más avanzada, incluso para los que presentan metástasis cerebral. Con una sola toma al día la supervivencia ha incrementado con una mejora (a nivel mundial) del 73% en lesiones intracraneales y solo un 8% de efectos adversos”, señala la doctora Azucena Corro, gerente médico para el área de Oncología y Hematología en Takeda México.

“En México más del 95% de los pacientes son diagnosticados tardíamente y pueden llegar con afectaciones en el cerebro; ante ello, debemos impulsar una cultura de prevención y atención oportuna desde el médico de primer nivel hasta los oncólogos”, destaca la especialista. “En cuanto al cáncer de pulmón de células no pequeñas existe un subtipo llamado adenocarcinoma que representa el 40% de estos casos. En promedio, solo 16% de los pacientes con este tipo de cáncer sobrevive por 5 años”.

Dentro de los síntomas que pueden presentar son los asociados a las lesiones torácicas, como acumulación de líquido entre los tejidos que recubren los pulmones, el tórax o en las bolsas que rodean al corazón, obstrucción de la vena cava superior que transporta sangre a la cabeza, cuello, parte del tórax o bien síntomas relacionados con la metástasis (dolor óseo o síntomas neurológicos). Por otra parte, hasta el 10% de los pacientes puede ser asintomático y solo presentar tos, dificultad para respirar o expulsión de sangre al toser.

“Al ser complejo y agresivo, el tratamiento para ese tipo de cáncer se vuelve un desafío, el cual puede ir desde quimioterapias, radioterapias y tratamientos dirigidos para mejorar la calidad de vida. Por ello, la disponibilidad de nuevos fármacos representa una esperanza para miles de pacientes”, agrega la doctora Corro.

Con base en investigación e innovación en terapias focalizadas, Takeda busca contrarrestar complicaciones y contribuir a mejorar la vida de las personas que viven con esta condición que cada año afecta a miles en todo el mundo.