El término telemedicina engloba una serie de conceptos, como son el conjunto de medios técnicos con los que cuentan los profesionales sanitarios para poder intercambian información de los pacientes con el objetivo de  reducir los tiempos de espera, evitar que se pierda la información y agilizar el tiempo en el que se llevan a cabo las pruebas. En este sentido, la telemedicina consiste en la provisión de servicios médicos a distancia usando medios electrónicos y de telecomunicaciones. Empezó como una herramienta para facilitar el acceso a los servicios sanitarios desde lugares remotos y aislados y con el paso del tiempo se ha visto el potencial de sus aplicaciones en la práctica diaria.

Agilizar procesos

Entre las ventajas que presenta está que se puede disponer de un diagnóstico y tratamiento especializado más rápido, estar más cerca de los enfermos, garantizar la educación continuada, el intercambio de información y la producción científica, mejorar la cooperación entre Atención Primaria y Especializada, reducir las posibles pérdidas de imágenes, mejorar la rapidez y precisión en los tratamientos y favorecer una utilización más eficaz de los servicios. Por el contrario, entre las desventajas están la posible resistencia del personal a utilizar las nuevas tecnologías, su rentabilidad, el alto coste de la tecnologías y la posible pérdida de confidencialidad de los datos.

En los últimos años se han producido avances en el tratamiento de la diabetes que se han traducido en una mejora de la enfermedad y de la calidad de vida de los pacientes. Los tratamientos orales, los IDDP-4: sitagliptina, vildagliptina, saxagliptina, linagiptina y alogliptina, han sido un punto de inflexión, puesto que han conseguido eliminar en parte los efectos secundarios, como las hipoglucemias, con el mejor control de la HbA1c. Además, se pueden emplear pacientes con insuficiencia renal.

Tras estos, han llegado los SGLT2 (empa, dapa y canaglitazona), que actu”an exclusivamente sobre el rin”o”n y disminuyen la hemoglobina glicosilada (HbA1c) alrededor de un 0,66 por ciento. Consiguen reducir la presioón arterial y el peso, en unos 1,8 kg.  En cuanto a los efectos secundarios, presentan un bajo riesgo de hipoglucemia, pero se ha registrado un aumento de infecciones genitourinarias.

En el caso de las insulinas, en los pacientes con diabetes 1 está instaurando el TIF (tratamiento insulínico flexible), donde la hora y las cantidades de insulina se amoldan a las propias necesidades y estilo de vida de cada paciente. Para los DM1 y también DM2 con necesidades de insulinización, se están presentando nuevos dispositivos que facilitan la dispensación. Así, las modificaciones en la formulación de la insulina para reducir el número de veces que debe de inyectarse un paciente y facilitar la posología con un solo pinchazo al día pasan por los últimos avances en insulinización, entre los que se encuentran las insulinas basales como Degludec, y las concentradas como Humalo Toujeo.

Siguiendo con los avances, cabe destacar el medidor de glucemia Free Style Libre. Es un aparato que consta de un sensor (un filamento fino y flexible (5mm)) que se inserta justo por debajo de la piel, que permanece durante 14 días en la parte posterior del brazo capturando automáticamente los valores de glucosa día y noche y un sensor que es capaz de leer los datos a una distancia de 4 cm incluso encima de la ropa.

En la mayor parte de los centros de salud consultados no se tiene tarjeta sanitaria donde se incluyan las medidas de la glucosa y la presión arterial y según los especialistas puede ser un sistema complicado, solo sería de utilidad si se tomara en el centro de salud para que todos los métodos utilizados fuera iguales.

Interconsulta

Con respecto a las interconsultas entre Primaria y Especializada hay que destacar que su principal objetivo es mejorar la comunicación entre profesionales mediante el empleo de la tecnología disponible. Entre los motivos más frecuentes de interconsulta están: la necesidad de un abordaje multidisciplinar o un diagnóstico o tratamiento de mayor complejidad, la orientación de algunos programas de salud, que lo solicite el paciente o la familia y que la evolución del paciente no sea como se esperaba. Hay que tener en cuenta que se emplean más en las zonas rurales con poca población que en las urbanas y en líneas generales las interconsultas son una herramienta útil en el quehacer diario.

Para la elaboración de este artículo se ha contado con la colaboración de los doctores especialistas en Medicina General Miguel Aguirre Ferrite, del Consultorio Dalias. Emilio Melero Rodríguez, del Centro de Salud Aguadulce Sur. Francisco Javier Guerrero Camacho, del Hospital Torrecárdenas. Antonio López Nieto, del Centro de Salud Oliveros. Cayetano Galera Moreno, del Centro de Salud Casa del Mar, y Sebastián José Pérez Martínez, del Centro de Salud Plaza de Toros. Alberto Soria Bonillo, del Centro de Salud Almería Centro, Mª Soledad Manrique Nebreda, del Centro de Salud Las Norias de Daza. Cristóbal Aparicio Esteban, del Centro de Salud Virgen del Mar. Diego Rodríguez Cañada, del Centro de Salud Cruz de Caravaca. Juan Barón Carrillo, del Centro de Salud Las Marinas. Valentín Moraleda Líndez, del Centro de Salud El Alquian. José Antonio García Ramos, del Centro de Salud Albox, y Julián Gómez Ojeda, del Centro de Salud La Gangosa. William Otero, Norma Hernández, Mabel Tavárez, Marisela Rodríguez, Ana Pachón, Eva Roca y José Ramón Cortizas del Centro de Salud Las Dalias.