Expertos en salud respiratoria han expresado la importancia del uso de la telemedicina en el paciente trasplantado de pulmón durante la XX Reunión Conjunta de Áreas Separ. "En pacientes a los que se les ha realizado un trasplante de pulmón, el uso de la telemedicina es especialmente útil debido a las múltiples complicaciones existentes en el postrasplante, el extenso y complejo tratamiento pautado y la necesidad de apoyo psicológico que requieren", explica Natalia Martos, neumóloga y miembro de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR).

La evidencia científica ha demostrado que la adherencia a los programas de tratamiento se ve destacablemente incrementada mediante técnicas de telemedicina, como es la monitorización de la función pulmonar. En consecuencia, la mayor adherencia lograda mediante la monitorización de la función pulmonar permite realizar un tratamiento precoz ante posibles complicaciones. "Empezar a tratar a tiempo el rechazo del injerto o alguna posible infección es clave para disminuir la morbilidad que registran estos pacientes. También es remarcable la reducción del número de hospitalizaciones y las consultas programadas, así como de los costes sanitarios vinculados que suponen su implementación", señala Martos.

A pesar de la conocida capacidad de la telemedicina de aumentar la percepción de una asistencia sanitaria de calidad en los pacientes, son pocos los estudios que se centran en la calidad de vida y la satisfacción del paciente en trasplante pulmonar. Es por este motivo que actualmente es necesario el desarrollo de estudios a largo plazo que avalen el uso de la telemedicina en el trasplante pulmonar. "El uso de la telemedicina en pacientes con EPOC está dando excelentes resultados, por lo que todo apunta que un sistema de seguimiento similar podría beneficiar significativamente a los pacientes trasplantados de pulmón", añade la especialista.