Una de las áreas que fue sustancialmente modificada por la nueva normalidad post pandemia fue la de la salud. En concreto, con la adopción de nuevas tecnologías. Si bien, en un principio muchos profesionales se encontraron con dificultades a la hora de adaptarse a la telemedicina, hoy son varias disciplinas médicas las que aplican.

Por ejemplo, los profesionales relacionados a la salud bucal se han visto beneficiados a través del creciente uso de la teleodontología. “La tecnología permitió realizar controles y otro tipo de diagnósticos de manera virtual, sin necesidad de que el paciente se presente en el consultorio”. Así lo explica la doctora Tania Pozos, odontóloga y especialista en tratamientos de alineación dental de Wizz, y una de las impulsoras en esta práctica.

Mejores controles en los tratamientos bucales

La especialista comenta que la adopción de la telemedicina en los profesionales de la salud bucal fue todo un desafío. No obstante,  muchos profesionales estaban acostumbrados a trabajar directamente con el paciente de forma física.  En este sentido, la experta destaca que la telemedicina permitió al odontólogo estar más en control con el paciente. Y es que, de esta forma,  podía estar conectado todos los días sin necesidad de agendar una cita. Así, la teleodontología ha resultado en un beneficio para pacientes que no tienen mucho tiempo disponible, ya sea porque trabajan o tienen familia.

Ventajas de la teleodontología

La teleodontología también ha permitido reducir los costos de las consultas, siendo una de las grandes ventajas para los usuarios. En tanto que a los especialistas, esta nueva tendencia les representa la oportunidad de reducir tiempos entre una consulta y otra. Esto, a su vez , les permite ampliar su base de pacientes. Al tener la facilidad de que un odontólogo pueda conectarse a distancia en cualquier momento y desde cualquier lugar, ofrece más control en los tratamientos.

Emprendimientos digitales

Con un mayor uso de la telemedicina, comenzaron a surgir compañías dedicadas a la atención médica a distancia. Un ejemplo de ello fue la startup chilena Wizz, dedicada a tratamientos de alineación dental. Su modus operandi fue el de incluir controles remotos en los costos de los tratamientos dentales con una periodicidad de cada dos semanas.

Lo anterior, ayudó a dar un mejor seguimiento y evolución en cada paciente. Además de abaratar sus costos gracias a la fabricación un software propio, Wizz ofrece a los pacientes la posibilidad de atención remota gratuita en cualquier fase de su tratamiento. Esto ya sea por correo, WhatsApp o a través de un chat dentro de la aplicación.  Los pacientes también pueden agendar videollamadas para recibir atención odontológica. Asimismo, pueden realizarse controles fotográficos por medio de la App.