"Tendríamos que pedir disculpas con todas las personas que viven con obesidad. Es la única en la que al paciente la que sufre se le hace bullying. A nadie se le ocurre meterse con un hipertenso". Cristóbal Morales, vocal de la Junta Directiva de la Sociedad Española de Obesidad (SEEDO) y endocrinólogo del Hospital Vithas Sevilla y del Hospital Universitario Virgen Macarena de Sevilla, ha hecho este llamamiento contra la gordofobia que sufren las personas con sobrepeso.

Muchos de estos pacientes que viven con obesidad experimentan síntomas de ansiedad (70,3%) y depresión (66,2%). Y, a su vez, la ansiedad, depresión y los trastornos de sueño son factores de riesgo potenciales para desarrollar la obesidad. Porque, tal y como ha explicado Morales, existe una asociación directa entre el estado psicosocial de la personal y la obesidad.

Estos datos se han mostrado a raíz del ‘Movimiento "Más Grande Que Yo", lanzado por la SEEDO y Novo Nordisk. Su objetivo es cambiar todos los falsos mitos que hay sobre esta enfermedad, que tiene "raíces biológicas, genéticas, psicológicas y sociales". "Es tan compleja que tenemos que darle solución", ha recalcado Morales.

"Hay un 20% de prevalencia de obesidad, lo que quiere decir que una de cada 5 personas viven con este problema. Y 5 de cada 10 tienen sobrepeso. Por eso quiero hacer una llamada a la acción", ha asegurado. Sobre todo cuando, según ha señalado, un índice de masa corporal superior a 40 acorta la vida 10 años.

Las emociones en la obesidad

El enfoque endocrino-psicológico es fundamental. Helena García, doctora en Psicología Clínica y de la Salud e investigadora en el Hospital Universitario La Paz-IdiPAZ de Madrid, ha explicado cómo el comer no solo atiende a impulsos estomacales: también emocionales.

"La ingesta emocional, como estímulo o recompensa, la tenemos todos. El problema es que esa sea la única manera de lidiar tu mundo emocional", ha señalado.

"Necesitamos información y hacer prevención. Igual que uno aprende a comer y a relacionarse con la comida de forma disfuncional, puede desaprenderlo. Hay herramientas que te pueden ayudar. Lo que ocurre con la obesidad es que aparece la culpa. Es una emoción que nos genera en un castigo, no nos pone en situación de responsabilidad para cambiarlo", ha indicado.

Para cambiar esa situación, es fundamental que los profesionales sanitarios despierten motivación en el otro y olviden, ha indicado, los modelos autoritarios y paternalistas.

La importancia de ir al médico

La empresaria Vicky Martín Berrocal, embajadora de la iniciativa, ha contado cómo la gente acude a ella para contarle lo que le supone la obesidad. Para ellos tiene siempre el mismo consejo: es una enfermedad, hay que hablar de ella e intentar pedir ayuda.

Emocionada, ha contado cómo hay mujeres a las que su propia madre les llama gordas. O cómo, tras ir al médico, una pareja ha podido rehacer su vida normal y ser felices. Por eso, cuanto antes se aborde, y antes se eduque a la gente sobre lo que supone, mejor para todos.