La Sociedad Española de Periodoncia (SEPA) y la Sociedad Española de Cardiología (SEC) dan un paso más en su proyecto colaborativo, que parte de la evidencia de que la prevención de enfermedad en las encías y el tratamiento periodontal es fundamental para evitar la aparición de enfermedades cardiovasculares, además de que puede disminuir el riesgo cardiovascular en los pacientes que se encuentran en rehabilitación cardiaca.

Así, teniendo en cuenta que tener unas encías enfermas, especialmente si presentan periodontitis, es un importante factor de riesgo cardiovascular,  al igual que en las Unidades de Rehabilitación Cardiaca existen enfermeros, fisioterapeutas, psicólogos o nutricionistas, los dentistas pueden contribuir a que los pacientes cardiópatas reciban una buena información y motivación sobre su cuidado bucodental, sumándolo a la consecución de hábitos de vida saludable.

Bajo esta premisa, SEPA y SEC han culminado la primera fase de un proyecto para integrar programas específicos de formación en salud bucodental en las Unidades de Rehabilitación Cardiaca de los hospitales españoles.

Objetivos a cumplir

La experiencia piloto, que hasta el momento se ha llevado a cabo con éxito en cuatro centros hospitalarios españoles, pasa ahora a una nueva fase de desarrollo. En concreto, el proyecto implementado hasta el momento se ha sostenido en tres objetivos esenciales: divulgar entre la comunidad de cardiólogos la relación entre las enfermedades cardiovasculares y las enfermedades periodontales; sensibilizar a los pacientes con cardiopatías de la importancia de la correcta higiene bucodental y su vinculación con los riesgos cardiovasculares; introducir hábitos de higiene  de boca y encías en pacientes de las unidades de rehabilitación para prevenir la aparición de enfermedades periodontales que puedan perjudicar su estado de salud cardiaca.

Atendiendo a los buenos resultados obtenidos y excelente acogida, el objetivo es ampliar esta iniciativa a todas las Unidades de Rehabilitación Cardiaca, ofreciendo un nuevo enfoque en el manejo de personas con enfermedad cardíaca en el que se incorpora la atención a la salud bucal como un elemento más a tener en cuenta en su abordaje clínico y a nivel preventivo. Asimismo, dentro de esta misma colaboración, más de 2.500 profesionales de la Odontología se han formado ya específicamente en cómo promocionar la salud cardiovascular desde las consultas dentales, en una iniciativa que pretende extenderse a países de Iberoamérica.