Científicos del Consejo de Investigación Médica de Reino Unido (MRC) aseguran que los inhibidores del factor de crecimiento endotelial vascular (VEGF), fármacos utilizados para el tratamiento del cáncer, pueden servir también para aliviar las inflamaciones de oídos u otitis. Los resultados del estudio aparecen publicados en la revista PLoSGenetics.

Según ha explicado el director de genética de mamíferos del MRC y autor del estudio, Steve Brown, un factor clave en el desarrollo de la otitis es la falta de oxígeno en el oído medio.

Esta hipoxia, parece impedir que la inflamación del oído medio se resuelva, lo que provoca una acumulación de fluidos.

Pero al utilizar estos fármacos que pueden combatir la causas que origina la hipoxia, logra reducir significativamente la pérdida de audición y la acumulación de fluido en el oído medio , asegura Brown.

Los investigadores intentan “convertir” un tratamiento contra el cáncer en un tratamiento que pueda ser dirigido de forma directa al oído en el área de inflamación, ya que esto ayudará a eliminar cualquier efecto secundario potencial del fármaco.

El siguiente paso conlleva analizar con más detalle cómo poder aplicarlo a humanos, particularmente a niños, afirma el profesor Brown.