Una emergente terapia combinada, analizada en la fase III del ensayo clínico IKEMA, es capaz de contener la progresión del mieloma múltiple (MM) durante más de tres años.

La terapia se anunció en la 8º edición del Congreso Mundial de Controversias en Mieloma Múltiple (Como), celebrada en París.

El estudio incluye, de manera aleatoria desde 16 países, a 302 pacientes con MM recidivante; es decir que reaparece después del tratamiento o de un periodo de remisión, y en pacientes que tienen en su historial de una a tres terapias previas contra este tipo de cáncer en la sangre.

¿En qué consisten las terapias para este cáncer?

El ensayo clínico IKEMA integra la combinación del anticuerpo monoclonal isatuximab y los medicamentos carfilzomib y dexametasona.

Con esta combinación, los pacientes reportan en promedio, 35.7 meses sin síntomas de la enfermedad.

En cambio, si únicamente se administraron los dos últimos fármacos (carfilzomib y dexametasona), el tiempo sin actividad del cáncer es de 19.2 meses.

Asimismo, se hicieron más análisis al respecto considerando algunas recomendaciones de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA).

Bajo esos parámetros, el lapso sin progresión fue de 41.7 meses con la terapia combinada con isatuximab, contra los 20.8 meses libres de la actividad del padecimiento al abordarse sin dicho anticuerpo monoclonal.

Las recaídas son comunes en el mieloma múltiple, por lo cual es necesario contar con tratamientos diferenciados de segunda línea que brinden a los pacientes más tiempo libres de la enfermedad.

Así lo explica el doctor Philippe Moreau, jefe del departamento de Hematología en el Hospital Universitario de Nantes, Francia, y miembro del comité directivo del Grupo de Trabajo Internacional sobre Mieloma.

Supervivencia sin precedente

Hace casi 50 años, la tasa de supervivencia entre los pacientes con mieloma múltiple (MM) era apenas del 25% en México.

Actualmente, de la mano de estas innovaciones terapéuticas y a pesar de que es un tipo de cáncer incurable, se busca que un paciente goce de una calidad de vida óptima y libre de sufrir un retroceso constante en su tratamiento.

El uso terapéutico de isatuximab se indica a pacientes adultos con MM en recaída que reciban, al menos, un tratamiento previo.

Observar una supervivencia libre de síntomas por más de tres años en pacientes con MM en recaída, es algo sin precedentes.

Además de que reafirma la confianza en isatuximab, como un potente anticuerpo anti-CD38, dice Peter C. Adamson, director global de desarrollo en Oncología Clínica e innovación pediátrica en Sanofi.