Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de mortalidad y discapacidad en el mundo, reclamando 17,9 millones de vidas al año – lo que significa un tercio de todas las muertes en el planeta- de las cuales cerca del 85% se deben a enfermedades del corazón y eventos vasculares cerebrales.

En el marco del Día Mundial del Corazón, que este año se conmemora el 29 de septiembre, y cuya misión es garantizar la equidad en la salud del corazón para todos, la Sociedad Europea de Cardiología (ESC, por sus siglas en inglés) emitió nuevas recomendaciones terapéuticas para prevenir el riesgo de mortalidad en pacientes con Síndromes Coronarios Crónicos, concepto antes conocido como enfermedad arterial coronaria estable.

El concepto de Síndromes Coronarios Crónicos indica que la cardiopatía isquémica puede tener largos períodos de estabilidad pero, debido a la ruptura o erosión de una placa aterosclerótica, en cualquier momento puede tornarse inestable, poniendo a los pacientes en riesgo continuo de mortalidad por ataques cardiacos y accidentes cerebrovasculares, expresó el Dr. Carlos Narváez Oriani, cardiólogo clínico, jefe de la  Clínica de Marcapasos del Hospital Tacuba del ISSSTE.

Las recomendaciones contenidas en las nuevas guías de práctica clínica de la ESC aconsejan considerar un régimen de terapia combinada de rivaroxabán en conjunto con la dosis más baja de ácido acetilsalicílico una vez al día en el tratamiento de pacientes con Síndromes Coronarios Crónicos con un alto riesgo de tener un evento cardiovascular adicional.

En el tratamiento de los Síndromes Coronarios Crónicos, el punto es intervenir sobre estas enfermedades para evitar este avance y, en definitiva, prevenir eventos cardiovasculares que pongan en riesgo la vida, afirmó el también miembro de la Asociación Nacional de Cardiólogos al Servicio de los Trabajadores del Estado, ANCISSSTE.

Por ello -agregó- la adición de un segundo medicamento antitrombótico como rivaroxabán a la administración de ácido acetilsalicílico ahora está recomendado para los pacientes con Enfermedad Arterial Coronaria (EAC) de múltiples vasos por lo menos con uno de los siguientes factores de riesgo: enfermedad arterial periférica (EAP), infarto de miocardio recurrente, diabetes mellitus que requiere de medicación o enfermedad renal crónica. Se recomendó también para pacientes con infarto de miocardio previo, quienes están en alto riesgo de eventos isquémicos.

Este nuevo esquema terapéutico se basó en los datos del estudio COMPASS de Fase III, el cual mostró que la dosis de rivaroxabán más ácido acetilsalicílico de 100 mg una vez al día redujo el riesgo combinado de evento vascular cerebral, muerte cardiovascular y ataque cardíaco en un 24%, en pacientes con Enfermedad Arterial Coronaria (EAC) o Enfermedad Arterial Periférica (EAP) en comparación con la administración de 100 mg de ácido acetilsalicílico (AAS) una vez al día en monoterapia, así como la reducción del riesgo relativo del 42% en evento vascular cerebral y un 18% en la reducción de la mortalidad, además de disminuir el riesgo de amputaciones mayores en un 70%.

Aunado a ello, un nuevo análisis del estudio COMPASS, publicado en el Journal of the American College of Cardiology en julio de 2019, demostró que la protección proporcionada por la dosis de rivaroxabán más aspirina de 100 mg una vez al día se recomienda especialmente en pacientes con por lo menos con uno de los siguientes factores de riesgo: implicación de dos o más lechos vasculares, diabetes, insuficiencia renal o un historial de insuficiencia cardíaca.

Otra guía nueva de la ESC dirigida a la diabetes también incluye dicha recomendación para este régimen en pacientes con diabetes y enfermedad arterial de extremidades inferiores.

Los Síndromes Coronarios Crónicos se mantienen como la principal causa de morbilidad y mortalidad a nivel mundial, por lo que estas nuevas recomendaciones terapéuticas representan un avance significativo en su tratamiento e incrementa las oportunidades de brindar un mejor tratamiento a los pacientes que hasta hoy permanecían en un alto riesgo de presentar eventos tromboembólicos que podrían conducirlos a una discapacidad e incluso a la muerte, advirtió el Dr. Carlos Narváez.

Sobre rivaroxabán

Rivaroxabán es el anticoagulante oral no antagonista de la vitamina K (NOAC) con mayor número de indicaciones a nivel mundial y el más prescrito en el mundo. Actualmente, cuenta con ocho indicaciones, protegiendo a más pacientes de enfermedades tromboembólicas venosas y arteriales que ningún otro anticoagulante oral de nueva generación.

En México rivaroxabán cuenta con la aprobación por parte de las autoridades mexicanas para:

  • Prevención de la Tromboembolismo Venoso en adultos sometidos a una cirugía de reemplazo de cadera.
  • Prevención de la Tromboembolismo Venoso en adultos sometidos a una cirugía de reemplazo de rodilla.
  • Prevención de la Enfermedad Vascular Cerebral (EVC) y embolia sistémica en adultos con Fibrilación Auricular no valvular y al menos un factor de riesgo.
  • Tratamiento de Trombosis Venosa Profunda (TVP) en adultos.
  • Tratamiento de Embolia Pulmonar (EP) en adultos.
  • Prevención de TVP y EP recurrentes en adultos.
  • Prevención de eventos aterotrombóticos (muerte cardiovascular, infarto al miocardio o EVC) después de un Síndrome Isquémico Coronario Agudo en pacientes adultos con biomarcadores cardiacos elevados y sin antecedentes de accidente cerebrovascular ni ataque isquémico transitorio. Indicación en la que Xarelto se administra conjuntamente con ácido acetilsalicílico (AAS).
  • Prevención de eventos aterotrombóticos en adultos con Enfermedad Arterial Coronaria (EAC) o Enfermedad Arterial Periférica (EAP) sintomática que presenten un riesgo elevado de sufrir eventos isquémicos, indicación en la que se administra conjuntamente con AAS.