El Hospital Shriners para Niños de México atiende con éxito a pequeños con secuelas de quemaduras. El centro obtiene el 97% en mejoras en sus cicatrices con terapia de láser CO2. El hospital es una asociación civil líder en Latinoamérica enfocada a atender Ortopedia Pediátrica con tratamientos integrales para pacientes con problemas del sistema músculo esquelético y secuelas ocasionadas por quemaduras.

Este tratamiento se inició en septiembre de 2018. A día de hoy se han realizado más de 250 procedimientos para tratar pacientes con múltiples cicatrices, utilizando la terapia con láser fraccional de CO2.

Según señala el cirujano plástico Enrique Garavito, dirige el programa: “Fui entrenado en el Hospital Shriners de Galveston Texas y aquí en nuestro hospital en la Ciudad de México por el Dr. William Norbury”.

Evaluación de cicatrices

Para evaluar las cicatrices, se utiliza el POSAS (evaluación de cicatrices de pacientes y observadores) que reveló mejoras en el 97% de los casos. “Los láseres han tenido un gran impacto en el tratamiento de las lesiones cutáneas que desfiguran cosméticamente, en gran parte debido al trabajo pionero de varios cirujanos plásticos”, comenta Garavito.

La cicatrización posterior a la quemadura representa un problema clínico significativo, debido tanto al número de pacientes que desarrollan cicatrices como al tratamiento notoriamente difícil de estas. Cabe recordar que las cicatrices inducidas térmicamente son típicamente recalcitrantes al tratamiento, debido a su naturaleza proliferativa, su manejo apropiado sigue siendo un desafío.

El Hospital Shriners para Niños México es para niños de 0 a 18 años con padecimientos ortopédicos y secuelas de quemaduras y es totalmente gratuito.