Acercándonos al Día Mundial del Cáncer de mama, la doctora Gabriela Regalado Porras, oncóloga médico del Centro Médico ABC, comparte para El Médico Interactivo México su conocimiento sobre esta etapa natural de la mujer, la menopausia, que a través de diversos estudios se ha registrado como un factor de riesgo leve para padecer éste tipo de cáncer. El mes de octubre es la oportunidad de los médicos de ayudar a acercar a las pacientes para que tengan un diagnóstico temprano y un abordaje inicial adecuado.

Relación entre menopausia y cáncer

La menopausia es un proceso natural en toda mujer que en promedio se presenta entre los 45 y los 55 años. En este proceso el ovario deja de producir estrógenos, lo que provoca cambios fisiológicos en la paciente que se manifiesta con bochornos, insomnio, sudoración nocturna, depresión, dolor de cabeza y cambios en el estado de ánimo.

Las mujeres que tienen alguna anomalía en la presentación de la menopausia, es decir, que se presenta adelantada o se retarda, tienen una relación con algunos tipos de cánceres, en especial con el cáncer de mama.

Se puede pensar en este proceso como un factor pronóstico ya que el 60 o 70 por ciento de las tumoraciones presentan receptores hormonales, lo que quiere decir que aquellas que tienen mayor interacción con los estrógenos, son más propensas a desarrollarlo.

Tener una menopausia tardía, es decir, que se presente después de los 55 años, tienen un riesgo leve de presentar un cáncer de mama, sobre todo si tienen receptores de hormonas positivos, ya que la exposición a estrógenos dura más tiempo.

Panorama en México

En México no hay un registro de cuántas mujeres con menopausia adelantada han desarrollado cáncer de mama, sin embargo, el riesgo general es de 1.3 o 1.5 por ciento y con menopausia tardía puede elevarse a tres o cinco por ciento, por eso se cataloga como un riesgo leve.

Terapia de reemplazo hormonal, ¿buena o mala?

En los últimos 20 años se ha estudiado el uso de terapia hormonal y de anticonceptivos orales, inyectables o tópicos, estos representan un riesgo leve por la administración de estrógenos a la paciente, sin embargo, el riesgo de tener cáncer de mama aumenta ligeramente en un 4 o 5 por ciento con terapia de reemplazo o anticonceptiva por 5 años cercanos a la menopausia.

Aunque son medicamentos muy recomendables para remediar los síntomas relacionados con la menopausia, sin embargo, es importante resaltar que los tratamientos deben ser personalizadas para descartar cualquier riesgo a futuro y elegir otras líneas de tratamiento como pueden ser la progesterona, el estrógeno combinado o los tratamientos tópicos para resequedad vaginal. Solamente se conservará la terapia de reemplazo, si otros métodos no son efectivos, aunque ahora a acupuntura fue medicamente aceptada como coadyuvante de este proceso.

Otros factores de riesgo

La obesidad tiene una relación directa con una exposición mayor a estrógenos, y se estudia la probabilidad de su relación con el alto consumo en grasas, sin embargo, necesitamos mayor evidencia científica como es el caso del alcoholismo y el tabaquismo.

Tener un estilo de vida saludable y tener vigilancia profesional en la elección de los anticonceptivos que se utilizan o de las terapias de reemplazo hormonales es un paso importante para la prevención de cáncer de mama hormonal, sin embargo, éste recurso no garantiza la eliminación del riesgo de padecerlo, por lo cual el tamizaje para un diagnóstico precoz seguirá siendo la mejor opción para todas las mujeres.