E.P.- Los autores de una revisión sistemática, publicada en la última edición de The Lancet (Lancet 2003; 361: 799-808), concluyen que hay una base de evidencias a favor del uso de la terapia electroconvulsiva (electroshock) para tratar la depresión.

Los investigadores concluyen manifestando que puede ser mejor que la terapia con medicamentos para tratar afecciones depresivas a corto plazo, pese a que el uso de electroshock se asocia con limitaciones en la capacidad cognitiva, especialmente en la memoria.

Los autores del nuevo trabajo, pertenecientes a la Universidad de Oxford (Reino Unido), revisaron 73 experimentos en los que se emplearon electroshocks en varias modalidades y comparados con diversas terapias, como la de medicamentos, o tratamientos clínicos.

La terapia electroconvulsiva real era mucho más eficaz que la simulada; el tratamiento con electroshock también mostró ser más efectiva que la farmacoterapia y más eficaz que el electroshock unipolar.