E.P.- Una nueva terapia a base de luz puede evitar la ceguera resultante de la intoxicación con metanol, según un nuevo estudio publicado en la última edición de la revista Proceedings of the National Academy fo Sciences (PNAS).

Los científicos creen que el metanol daña la retina y el nervio óptico a través de un metabolito llamado ácido fórmico. Este metabolito ataca a las "estaciones generadoras de energía" de las células, llamadas mitocondrias, interrumpiendo la producción de energía que la célula necesita para sobrevivir.

Los autores del estudio, pertenecientes al Medical College of Wisconsin (EE.UU.), demuestran ahora que la terapia con luz llamada fotobiomodulación, puede prevenir efectos tóxicos de la ingestión de metanol en el sistema visual de ratas.

Los autores informan que la intoxicación por metanol aumentaba las concentraciones en la sangre y en la retina de ácido fórmico y limitaba la función de las células fotorreceptoras. Sin embargo, tres breves tratamientos de irradiación con luz roja de un diodo emisor de luz (LED, por sus siglas en inglés: ‘light emitting diode’), promovía la recuperación de las funciones retinales y evitaba los daños a las células fotorreceptoras.

Estos resultados confirman hallazgos previos en las células de cultivo en los que se ha visto que la terapia con luz puede evitar los dañinos efectos de la inhibición mitocondrial. Dado que las disfunciones mitocondriales pueden estar involucradas en muchos tipos de alteraciones visuales, la terapia con luz puede ser útil para prevenir o tratar una variedad de afecciones de la vista, como la degeneración macular asociada con la vejez o el glaucoma.