E.P.- Los autores de una carta de investigación que publica esta semana la última edición de la revista The Lancet, (Lancet 2003; 361: 835-36) destaca cómo el examen diagnóstico del síndrome de Down en base a la edad de la madre y a cuatro marcadores adicionales en la sangre materna puede ser un sistema aplicable en todo el mundo, mucho más efectivo que los métodos que tan solo miden la edad de la madre.

El test cuádruple calcula el riesgo midiendo cuatro marcadores en la sangre: la alfafetoproteína, el estriol no conjugado, la gonadotropina coriónica humana y la inhibina A. Este test se emplea en todo el mundo, pero aún no es un test estándar en el Servicio Nacional de Salud de Reino Unido, donde los investigadores de The London School of Medicine and Dentistry han desarrollado el estudio.

En sus resultados se observa que, tras haber aplicado el test cuádruple a 46.000 mujeres británicas entre 1996 y 2001, se detectaron un 81 por ciento de los nacimientos con síndrome de Down, mientras que sólo el cálculo de la edad de la madre reveló un 51 por ciento de estos nacimientos.