El papel de la vitamina D en la salud de la mujer y en pacientes con COVID-19 fueron revisados y valorados por los Dres. Santiago Palacios, ginecólogo e investigador experto en menopausia (Madrid) y José López Miranda, catedrático y jefe de la Unidad de Medicina Interna del Hospital Reina Sofía (Córdoba), en el transcurso de un webinar, moderado por el Dr. Fernando Losa, ginecólogo obstetra, maternólogo, puericultor y experto en menopausia (Barcelona).

Prevención de caídas y fracturas

Según el Dr. Palacios, en los últimos años se ha demostrado, por un lado, la relación de la prevención de las caídas y de las fracturas con la suplementación de vitamina D1,2 y, por otro, se ha correlacionado los niveles de 25(OH)D con los niveles de paratohormona (PTH) y con la densidad mineral ósea (DMO)3. Por ello, las recomendaciones actuales apoyan favorablemente la suplementación de vitamina D en cualquier plan de prevención de la osteoporosis, recomendándose, en general, una dosis de 800 a 1.200 Ul/día.

Además, la suplementación de vitamina D también puede prevenir la sarcopenia, al tener una estrecha relación con el músculo. La vitamina D se une al receptor de vitamina D en las fibras musculares y aumenta su tamaño, mejorando, por consiguiente, la fuerza muscular y el rendimiento físico. La pérdida progresiva de receptores de vitamina D durante el envejecimiento causa una pérdida de masa y fuerza muscular, que se correlaciona con un mayor riesgo de caídas y de fracturas.

Vitamina D en la salud de la mujer

En el ámbito de la Ginecología, los niveles de vitamina D pueden influir en diversas patologías durante la adolescencia (menarquia, alteraciones del desarrollo, infecciones ginecológicas), como durante el período fértil o en el síndrome de ovario poliquístico. Además, el déficit de vitamina D en el embarazo puede tener consecuencias tanto para la madre (preeclampsia, diabetes gestacional, parto prematuro, aborto recurrente, depresión postparto) como para el feto (bajo peso al nacer, infecciones del tracto respiratorio, asma, baja inmunidad, autismo).

Por ello, la administración profiláctica de vitamina D podría estar indicada en numerosas situaciones para mejorar la salud de la mujer. En esos casos, la dosificación debe individualizarse y basarse en dosis dependientes de la concentración de 25(OH)D, la edad de la paciente, el peso corporal y los hábitos de vida.

Vitamina D y COVID-19

Por su parte, el Dr. López Miranda se centró en la actual pandemia de la COVID-19 y en los efectos del síndrome de distrés respiratorio agudo (SDRA) desencadenado por el SARS-CoV-2, un cuadro que se caracteriza por inflamación pulmonar, secreciones mucosas espesas en vías respiratorias, niveles elevados de citoquinas proinflamatorias, daño pulmonar extenso y microtrombosis.

El SDRA es muy difícil de tratar en etapas tardías, y actualmente no existe ningún tratamiento farmacológico que se haya mostrado eficaz para revertir el daño provocado ni para revertir la historia natural de la enfermedad, por lo que el tratamiento temprano es fundamental para prevenir infecciones y evitar el desarrollo de una respuesta inflamatoria grave sistémica, mejorando así el pronóstico de los pacientes con SDRA.

Según el Dr. López Miranda, una de las estrategias terapéuticas investigadas para paliar los efectos de la COVID-19 es el estímulo del sistema endocrino de la vitamina D, que tiene efectos pleiotrópicos sobre múltiples órganos, como la modulación del sistema inmune, la prevención de las infecciones víricas y la mejora de la función pulmonar.

Entre las acciones moduladoras del sistema inmune destacan la inhibición de la maduración de las células dendríticas a células presentadoras de antígenos, la inhibición del complejo mayor de histocompatibilidad y, por consiguiente, la inhibición de citoquinas IL-12 e IL-23.

Además, el sistema metabólico de la vitamina D es capaz de modular la señalización de la inmunidad innata, regulando la producción de péptidos antimicrobianos y la expresión de genes involucrados en la destrucción intracelular de patógenos, ambos mecanismos fundamentales para la defensa de las vías respiratorias.

Infección por SARS-CoV-2

El Dr. López Miranda presentó también algunas evidencias que demuestran que los niveles de vitamina D podrían determinar la probabilidad de infectarse por el Sars-CoV-2, así como la gravedad de la COVID-19.

Por tanto, la suplementación con vitamina D podría ser una terapia coadyuvante y/o preventiva en la actual pandemia de COVID-19 gracias a las acciones de la vitamina D para combatir las infecciones y a la interferencia de los mecanismos de la respuesta inmune de la vitamina D con los que utiliza el SARS-CoV-2 para la replicación viral4-6.

Estos datos sugieren que la suplementación con vitamina D podría reducir el riesgo de contagio y la gravedad de la COVID-19, lo que se traduciría en menos ingresos en unidades de cuidados intensivos, menos requerimientos de ventilación mecánica y menor mortalidad, y ello podría mitigar de forma económica, accesible y segura el impacto de la pandemia por Sars-CoV-2.

GINECARE, formación médica continuada

Este webinar forma parte de un ciclo dirigido a ginecólogos que tiene lugar en Ginecare FMC, una plataforma para albergar formación médica continuada para médicos, enfermeras, matronas y farmacéuticos.

En Ginecare FMC los usuarios podrán encontrar cursos online, publicaciones científicas, webinars gratuitos cada dos semanas, noticias de relevancia, videos de ponencias y conferencias, y entrevistas con médicos de referencia.

Bibliografía

  1. Bischoff-Ferrari HA, Dawson-Hughes B, Staehelin HB, Orav JE, Stuck AE, Theiler R, et al. Fall prevention with supplemental and active forms of vitamin D: a meta-analysis of randomised controlled trials. Br Med J. 2009; 339.
  2. Bischoff-Ferrari HA, Willett WC, Endel J. Orav EJ, Lips P, Meunier PJ, Lyons RA, et al. A Pooled Analysis of Vitamin D Dose Requirements for Fracture Prevention. N Engl J Med 2012; 367:40-49.
  3. Choi SW, Kweon SS, Choi JS, Rhee JA, Lee YH, Nam HS, et al. The association between vitamin d and parathyroid hormone and bone mineral density: the dong-gu study. J Bone Miner Metab. 2016;34(5):555–63.
  4. Meltzer DO, Best TJ, Zhang H, Vokes T, Arora V, Solway J. Association of Vitamin D Status and Other Clinical Characteristics With COVID-19 Test Results. JAMA Netw Open. 2020; 3(9):e2019722.
  5. Hernández JL, Nan D, Fernandez-Ayala M, García-Unzueta M, Hernández-Hernández MA, López-Hoyos M, Muñoz-Cacho P, Olmos JM, Gutiérrez-Cuadra M, Ruiz-Cubillán JJ, Crespo J, Martínez-Taboada VM. Vitamin D Status in Hospitalized Patients with SARS-CoV-2 Infection. J Clin Endocrinol Metab. 2020: dgaa733. doi: 10.1210/clinem/dgaa733.
  6. Entrenas Castilillo M, Entrenas Costa LM, Vaquero Barrios JM, Alcalá Díaz F, López Miranda J, Bouillon R, et al. Effect of calcifediol treatment and best available therapy versus best available therapy on intensive care unit admission and mortality among patients hospitalized for COVID-19: A pilot randomized clinical study. J Steroid Biochem Mol Biol. 2020; 203: 105751.