L.S. Barcelona.- Detectar precozmente ciertos tipos de cáncer, así como algunos trastornos psiquiátricos son las principales aplicaciones de una nueva herramienta de diagnóstico por la imagen recientemente adquirida por el Hospital Universitario de Bellvitge (Barcelona). Se trata de un híbrido que incorpora tomografía por emisión de positrones (TEP) y tomografía computerizada (TC) y, por tanto, combina "exploración física y exploración metabólica, lo que permite incrementar la seguridad del diagnóstico y que éste se realice de forma precoz y con precisión", ha apuntado la doctora Cristina Gámez, responsable de la Unidad TEP del mismo hospital.

Según los expertos, el nuevo aparato permite identificar en vivo cambios en el metabolismo y, de esta forma, detectar de manera precoz las patologías y la localización exacta de las áreas del cuerpo afectadas. La nueva máquina procesa y presenta las imágenes de las dos técnicas tanto por separado como fusionadas y, en palabras del doctor José Navas, consejero delegado del Instituto de Diagnóstico por la Imagen (IDI), "sus propias características la convierten en una herramienta especialmente indicada para el diagnóstico oncológico". En concreto, los responsables de la Unidad TEP de Bellvitge han asegurado que la técnica beneficiará ostensiblemente a pacientes con nódulo pulmonar solitario, cáncer de pulmón, linfoma, carcinoma colorrectal recurrente y carcinoma de cabeza y cuello.

Sin embargo, y aunque la Oncología sea el principal ámbito de aplicación de la nueva tecnología, la doctora Gámez ha subrayado que la TEP-TC contribuirá a mejorar el diagnóstico de ciertos trastornos psiquiátricos. "La TEP-TC permite detectar cambios en el metabolismo cerebral", señala, "por lo que resulta útil en el diagnóstico precoz de demencias, como por ejemplo las de tipo Alzheimer". Esta experta ha añadido que la utilización de este tomógrafo híbrido servirá también "para realizar un diagnóstico diferencial entre los diferentes tipos de demencias".

Con un coste de casi 2 millones de euros, se prevé realizar unas 500 pruebas diagnósticas con la nueva tecnología en lo que queda de año, mientras que para 2004 se ha previsto la realización de aproximadamente 1.000 exploraciones. Tal y como ha declarado el doctor Navas, "este tomógrafo de última generación tiene, como ventaja añadida, la reducción del tiempo de realización del diagnóstico". Así, continúa este experto, "si antes se llevaban a cabo dos exploraciones por separado "una TEP, por un lado, y una TC, por otro- y el tiempo de obtención de resultados era de 4 a 6 semanas, ahora con una sola prueba y 30 minutos será suficiente".

Según sus responsables, el Hospital de Bellvitge es el primer centro hospitalario europeo en adquirir un tomógrafo híbrido de última generación, aunque, como añade Gámez, "en España existen otros centros que están montando estas unidades como es el caso del Hospital La Paz de Madrid".

La incorporación de este nuevo sistema de diagnóstico por la imagen ha coincidido con la presentación oficial de la nueva Unidad TEP del Hospital de Bellvitge, una unidad situada en el servicio de Medicina Nuclear del mismo hospital y gestionada íntegramente por el IDI. La plantilla inicial prevista para el funcionamiento de esta unidad estará formada por dos facultativos especialistas, dos diplomados en Enfermería, un auxiliar administrativo y un asistente.

Junto con la Unidad TEP, el hospital de Bellvitge ha inaugurado también un Banco de Sangre y la Unidad de Resonancia Magnética, dotada de un nuevo aparato, con el que serán dos los equipos de resonancia magnética disponibles en el hospital. Estas nuevas incorporaciones se inscriben en el Proyecto Nou Bellvitge, del cual se está ejecutando la segunda fase, y que pretende remodelar y modernizar este hospital.