“Trabajamos para tener una Sanidad pública fuerte y equitativa”, ha defendido Patricia Gómez i Picard, consellera de Salut i Consum del Govern Illes Balears, durante su intervención en el Ciclo de Conferencias sobre la Calidad, Innovación y Eficiencia en la Salud, ‘Aportando Valor’, organizado en formato virtual por la Sociedad Española de Directivos de la Salud (SEDISA). La consellera ha estado acompañada por José Soto, presidente de SEDISA, y Jesús Sanz, vicepresidente de la Fundación SEDISA.

“Nuestro objetivo es ofrecer la misma calidad a todos los ciudadanos”, ha señalado la consellera en referencia a la obligación de los políticos y gestores. “El sistema sanitario es patrimonio de toda la ciudadanía, por lo que seguiremos mejorando. Garantizaremos la accesibilidad al sistema y velaremos por su calidad”, ha añadido. Patricia Gómez también ha defendido la toma de decisiones “basadas en la evidencia”, en lugar de “la improvisación”.

La titular de la Sanidad balear ha rechazado la idea de que durante la pandemia por la COVID-19 se haya paralizado toda la gestión sanitaria no relacionada con el coronavirus; de hecho, "hemos sacado adelante las Estrategias Nacionales del Cáncer y de Salud Mental, por ejemplo”.

Respeto a la pandemia, ha reconocido que la respuesta y la implicación de los profesionales del ámbito sanitario ha sido “admirable”. Así, les ha definido como el pilar fundamental del SNS. “Nuestro sistema sanitario cuenta con profesionales altamente cualificados e implicados. Queremos sumar fuerzas y ordenar todo el potencial para sacar el máximo partido. La sociedad es consciente de la importancia de tener un buen sistema sanitario”.

Retos de presente y futuro para tener una Sanidad pública fuerte

Entre los retos del presente y del futuro a corto plazo, ha destacado el abordaje de la salud mental, tanto de la población como de los profesionales, así como su formación y el proceso de transformación digital. En este sentido, ha defendido la necesidad de “seguir invirtiendo en nuevas tecnologías de diagnóstico y más y mejores tratamientos”.

Patricia Gómez ha incidido en los problemas de salud mental que ya se observan en la población; por ejemplo, ha comentado que el consumo de ansiolíticos ha aumentado un 30% en Baleares desde marzo de 2020.

Una estadística positiva, según su consellera, es la referida a la esperanza de vida, puesto que, según Patricia Gómez, Baleares ha pasado en los últimos años de ocupar el puesto número 11 de las 17 comunidades autónomas a ser la primera, y una de las mejores en Europa. Una de las claves para conseguir esta mejora ha sido la apuesta por la Medicina de prevención.