La Sociedad Española de Medicina Interna lleva tiempo trabajando en el proyecto denominado “ el hospital del futuro”. El mismo trata de enfocar la atención sanitaria hacia un nuevo modelo, adaptada a las nuevas necesidades de los pacientes. Ahora este modelo resulta ser especialmente eficaz en la gestión de la COVID-19. Estos cambios han sido resumidos en el editorial ‘Enfermedad COVID-19: el hospital del futuro ya está aquí’ de Revista Clínica Española (RCE) de la SEMI.

A este respecto se ha manifestado Ricardo Gómez Huelgas, presidente de la SEMI. “Gran parte de las recomendaciones del ‘hospital del futuro’ se han aportado adoptadas de manera natural y espontánea por el carácter apremiante de la búsqueda de soluciones en la atención sanitaria”.

Como ejemplo, destaca que, en el cuidado directo de los pacientes ingresados, se han implantado o ampliado iniciativas de digitalización o de telemedicina. Asimismo, evitar las consultas presenciales innecesarias se ha solventado, en una gran parte, con la recogida de muestras en dispositivos especiales o en el domicilio.

Avanzando en el hospital del futuro

La propia evolución de la pandemia, en transformación continua, ha obligado a tener un modelo de hospital “fluido” o “flexible” con adaptación permanente a los diferentes escenarios. En este sentido, el hospital del futuro ya plantea una atención sanitaria más orgánica e innovadora.

“Por otra parte, se ha producido un desdibujamiento de las especialidades médicas tradicionales con la implantación de grupos multiprofesionales”. Argumentaba por su parte Javier García Alegría, director del Área de Medicina Interna del Hospital Costa del Sol y cofirmante del editorial.

Asimismo, la evaluación integral inicial, la consideración del riesgo individual y la estratificación de los niveles de cuidados han sido la norma de actuación para poder asignar los recursos asistenciales.