La V Jornada Clínica PAIME, que organizado por la FPSOMC ha abordado el impacto de la COVID-19 en la salud mental de los médicos. Diferentes estudios que demuestran que tras la COVID-19, más del 70 por ciento del personal sanitario había sufrido estrés. Asimismo, el 40 por ciento ha sufrido ansiedad y cerca del 30 por ciento había padecido insomnio. Las cifras se repiten tanto durante los peores momentos de la pandemia, como después.

Bajo el amparo de estas cifras, el presidente de la FPSOMC y del CGCOM, Serafín Romero, evidenció el agotamiento psíquico y emocional de los médicos españoles. En este foro también participó la jefa clínica de Hospitalización del programa PAIMM Barcelona de la Clínica Galatea, María Dolores Braquehais. La experta expuso que el perfil del personal sanitario atendido por estrés han sido en su gran mayoría médicos y enfermeras. Pese a ello, profesionales de centros de primaria han pasado también situaciones muy duras a nivel emocional.

“Durante estos meses han sido PAIME todos los hospitales, los centros de salud y otros centros implicados”, apuntó.  Todos han ofrecido de manera gratuita sus centros de apoyo terapéutico a los profesionales sanitarios y no sanitarios, que han estado en primera línea de la lucha contra la COVID.

Nuevas tecnologías para atender el estrés de los sanitarios

Por su parte, el psiquiatra y especialista en adicciones, Josep Mº Fábregas ahondó en la irrupción que habían supuesto las nuevas tecnologías en el tratamiento de la salud mental con la llegada de la COVID-19.  “Aunque el mundo se ha digitalizado desde hace tiempo, en Medicina no se ha producido de la misma forma este cambio”. Sin embargo, “la llegada de la pandemia lo cambió todo y nos hizo adaptarnos”.

Las nuevas tecnologías ofrecen múltiples ventajas en el tratamiento de la salud mental. Por ejemplo acabar con el estigma que todavía supone acudir a una consulta de salud mental. Algo si es difícil para la población en general, aún más para los médicos. “Esto ha llegado, ha venido para quedarse y en el futuro va a ser más necesario que nunca”, concluyó Fabregas.