Los primeros resultados del Registro Nacional de Trasplantes de Microbiota Fecal (TMF) de la Asociación Estadounidense de Gastroenterología (AGA), el estudio más grande del mundo real sobre la seguridad y eficacia del trasplante fecal, revela que el 90 por ciento de los pacientes consiguió una curación de la infección por ‘Clostridioides difficile’ ( C. difficile ) con pocos efectos secundarios graves, según publican en la revista ‘Gastroenterology’.

“Si bien el valor del trasplante de microbiota fecal para tratar la infección recurrente por C. difficile‘ está claro a partir de estudios de investigación, las posibles consecuencias a largo plazo de alterar la microbiota intestinal de un paciente no se conocen completamente”, dice la doctora Colleen R. Kelly, profesora asociada de Medicina en la Universidad de Brown en Providence, Rhode Island y co-investigadora principal del Registro Nacional AGA FMT.

Beneficios del trasplante de la microbiota fecal

“La publicación de los resultados iniciales es un paso importante hacia la comprensión del verdadero riesgo y los beneficios de la trasplante de la microbiota en un entorno del mundo real”, añade.

Este nuevo informe detalla los resultados de efectividad y seguridad de los primeros 259 pacientes inscritos en el registro entre diciembre de 2017 y septiembre de 2019. Casi todos los participantes recibieron trasplante de microbiota fecal (TMF) utilizando un donante desconocido de bancos de heces. El método más común de administración de TMF fue la colonoscopia seguida de la endoscopia digestiva alta.

De los 222 participantes que regresaron para el seguimiento de 1 mes, 200 participantes (90%) tuvieron su infección por ‘C. difficile’ curada y 197 de los que requirieron solo un único TMF. Se informaron infecciones en 11 participantes, pero se concluyó que solo dos estaban posiblemente relacionadas con el procedimiento.

Se consideró que la respuesta al TMF era duradera, y que la reaparición de la infección por ‘C. difficile’ en los seis meses siguientes al éxito del TMF se produjo en sólo el 4% de los participantes. Estos datos incluyen pacientes con co-morbilidades, como la enfermedad inflamatoria intestinal y el estado inmunológico comprometido, que son típicamente excluidos de los ensayos clínicos de TMF.

“Estos resultados iniciales muestran una alta tasa de éxito del TMF en el entorno del mundo real. Continuaremos rastreando a estos pacientes durante 10 años para evaluar la seguridad a largo plazo, que será fundamental para determinar el perfil de seguridad completo de TMF”.
añade la doctora Kelly.

El trasplante de microbiota fecal es un procedimiento médico en el que se preparan las heces de una persona sana y luego se colocan en el intestino de un paciente enfermo. Se usa con más frecuencia para tratar la infección por ‘Clostridioides difficile’, si los antibióticos no han podido eliminar la infección.

La infección recurrente por ‘C. difficile’ es común y se asocia con una morbilidad y mortalidad significativas y con el fracaso frecuente de los tratamientos médicos estándar, lo que hace que el TMF sea un procedimiento que potencialmente puede salvar vidas.