Trastuzumab deruxtecán de la Alianza Daiichi Sankyo AstraZeneca ya está disponible en España. Su indicación se centra en cáncer de mama metastásico HER2 positivo. En concreto, como monoterapia para el abordaje de pacientes adultos con cáncer de mama HER2 positivo no resecable y/o metastásico que hayan recibido uno o más regímenes previos anti-HER2.

Ya el pasado mes de julio la Comisión Europea emitió la autorización condicional de comercialización1para esta innovación. Para ello se apoyó en los resultados del ensayo clínico de fase 3 DESTINY-Breast03, publicados en The New England Journal of Medicine. En los mismos, trastuzumab deruxtecán redujo el riesgo de progresión de la enfermedad o muerte un 72 por ciento frente a la opción actual en pacientes previamente tratadas con trastuzumab y un taxano.

Javier Cortés director del International Breast Cancer Center (IBCC) de Barcelona, señala que calculan que en España podrán beneficiarse de este tratamiento en torno a 1.200 pacientes. “Se trata de un fármaco para el cáncer de mama metastásico HER2 positivo que retrasa la progresión de la enfermedad y que mejora la calidad de vida de los pacientes”.

Mecanismo de acción de trastuzumab deruxtecán

Pese al tratamiento inicial, los pacientes con cáncer de mama metastásico HER2 positivo pueden tener un alto riesgo de progresión de la enfermedad. Esta nueva alternativa terapéutica se basa en un anticuerpo conjugado (ADC, por sus siglas en inglés: antibody drug conjugate), que está dirigido específicamente contra la proteína HER2.

La Head de Oncología de Daiichi Sankyo España, Ana Zubeldia, detalla el mecanismo de acción de trastuzumab deruxtecán: “Los ADCs están formados por un anticuerpo monoclonal, un agente quimioterápico y un enlazador que une ambos compuestos. Todos tienen funciones muy específicas e importantes en el efecto que produce”.

Así, explica que el anticuerpo monoclonal localiza las células tumorales, se une a su superficie y las ‘engaña’ de manera que puede introducirse en su interior; el enlazador no solo une ambos compuestos, sino que los mantiene estables en su circulación sistémica. Por su parte, el agente quimioterápico ataca a la célula tumoral. Además, este medicamento tiene una característica diferencial frente a otros ADCs: el efecto bystande. Gracias al mismo, es capaz de atravesar la membrana celular para tratar células tumorales vecinas, de forma que la molécula del fármaco tiene más potencia y eficacia.