En México en los últimos 30 años se ha presentado un aumento significativo en el peso corporal de la población, incrementando así el riesgo de desarrollar alguna enfermedad cardiometabólica. Especialistas refieren que el tratamiento de la obesidad debe ser exigente en cuando a cambios de alimentación y actividad física, comportamientos que han demostrado reducir el peso y disminuir riesgos a futuro.

Ante esta situación, la Sociedad Mexicana de Obesidad (SMO) e Ifa Celtics presentaron las diferentes propuestas farmacológicas que existen y las nuevas perspectivas en el manejo adecuado en la prescripción de medicamentos aprobados en el Simposio internacional “Tratamiento farmacológico de obesidad: herramientas para obtener mejores resultados”.

Tratamiento de la obesidad, de forma global

La Dra. Donna Ryan, profesora emérito del Centro de Investigación Biomédico Pennington de Estados Unidos, analizó la problemática en el tratamiento y control de la obesidad. Destacó que se recetan medicamentos para enfermedades crónicas como la depresión, diabetes tipo 2, anticonceptivos, algunas enfermedades cardiacas y que estos a veces pueden impulsar el aumento del peso, los médicos deben estar conscientes de ello.

Enfatizó que el control exitoso del peso requiere abordar los factores que impulsan el aumento y la resistencia a la pérdida de este. “Los médicos y otros prescriptores tienen la responsabilidad única de administrar los medicamentos para las enfermedades crónicas sabiamente, evitando el potencial de aumento de peso, siempre que sea posible”, dijo.

La Dra. Ryan añade que los tratamientos benefician en el control de peso y las comorbilidades e influyen en la fisiopatología y asegura que “funcionan siempre que se usen como tratamiento a largo plazo, para toda la vida”.

Relación de la obesidad con otras enfermedades

Durante el Simposio, el Dr. Daniel Elías López de México, médico internista con maestría y doctorado en ciencias médicas, investigador clínico y especialista en obesidad y diabetes, señaló que actualmente 7 de 10 causas de muerte y discapacidad en los Estados Unidos son por enfermedades crónicas como diabetes, cáncer, enfermedades cardiovasculares e hipertensión entre otras estrechamente ligadas con la obesidad.

Sin embargo, para los pacientes que no han logrado una pérdida de peso clínicamente significativa, distintas organizaciones académicas como la Sociedad Mexicana de Obesidad, la Sociedad de Endocrinología y la Sociedad Americana de Endocrinólogos Clínicos recomiendan medicamentos contra la obesidad para personas que tienen un índice de masa corporal mayor o igual a 30 kg/m2 o mayor o igual a 27 kg/m2.

Tratamientos farmacológicos ayudan vs complicaciones

Para quien tiene alguna complicación metabólica asociada a la obesidad, los fármacos utilizados para el tratamiento están regulados por la FDA, EMA y COFEPRIS, deben usarse siempre como parte de un programa integral que incluya un plan nutricional y actividad física estructurada, así como terapia conductual.

“Identificar a los pacientes que se benefician de una terapia farmacológica no es un reto clínico, pero sí es importante reconocer las distintas terapias para prescribir al paciente la que mejor se adapte a su condición particular”, explicó el Dr. Elías López.

Este interesante simposio culminó con la participación del Dr. Ed J. Hendricks, Internal medicine, University of Texas Southwesterns Medical School & Parkland Hospital, Dallas, Texas. Quien presentó los mitos y las realidades de la Fentermina, uno de los fármacos más usados desde hace más de seis décadas en Estados Unidos y usado por los especialistas en el tratamiento de la obesidad, que ha demostrado ser efectivo en el 90% de los casos y muy accesible.

Resaltar que el Simposio Internacional de Obesidad estuvo coordinado por el Dr. Simón Barquera, jefe del Área de Investigación en Políticas y Programas de Nutrición en el Instituto Nacional de Salud Pública.