Investigadores del Monte Sinaí (Estados Unidos) que realizaban ensayos clínicos de un fármaco dirigido a un gen del cáncer han descubierto que este aumentaba la supervivencia de los pacientes con cáncer metastásico y que era capaz de actuar dentro del cerebro.

El fármaco entrectinib se dirige a los cánceres que implican fusiones entre el gen del cáncer NTRK y otros genes, incluidos ciertos tipos de cáncer de pulmón, mama, colon y otros. La investigación, publicada en la revista científica Clinical Cancer Research, analizó la eficacia del fármaco un año después de la finalización de tres ensayos clínicos. Como resultado, descubrió que las tasas de respuesta de los pacientes tras el ensayo eran del 60%.

Un hallazgo significativo en este estudio, que no se observó en los ensayos iniciales, fue que el fármaco es capaz de atravesar la barrera hematoencefálica con eficacia. Los investigadores encontraron pruebas de que la terapia funcionaba contra el cáncer metastásico que se extendía al cerebro.

El mayor estudio de entrectinib

“Este es el mayor estudio que evalúa la seguridad y la actividad de entrectinib en tumores sólidos positivos a la fusión NTRK. La confirmación del efecto sustancial sobre las metástasis en el cerebro sugiere que entrectinib podría abordar la necesidad no satisfecha de un tratamiento eficaz para los pacientes con tumores positivos a la fusión NTRK que se extienden al sistema nervioso central. Aunque las fusiones de NTRK son raras, nuestros resultados deberían alentar un cribado más amplio de estas fusiones en pacientes con tumores sólidos, ya que podrían beneficiarse de entrectinib, sobre todo, porque la prolongada esperanza de vida de estos pacientes puede aumentar la probabilidad de metástasis en el cerebro”, explica el líder del trabajo, Christian Rolfo.

Las fusiones genéticas que implican a NTRK pueden asociarse a una gran variedad de tipos de tumores. Se dan en el 90% de los tumores pediátricos raros y en subtipos más raros de cánceres de mama y salivales.