El diagnóstico y tratamiento oportuno en un niño o niña con alergias puede reducir de manera significativa los riesgos de padecer complicaciones en infecciones de tipo viral, como es el caso de la COVID-19.

Es así que si un niño comienza con alergias respiratorias, alimentarias o en piel, pero se le da tratamiento a esa edad, se refuerza su sistema inmune y se evitan complicaciones futuras.

Así lo explica el Dr. Gerardo López Pérez, alergólogo e infectólogo pediatra en entrevista con El Médico Interactivo México en el marco del Día Mundial de las Alergias.

La rinitis alérgica, la más común entre los niños en la CDMX

De acuerdo con el estudio “Prevalencia de las enfermedades alérgicas en la Ciudad de México”, publicado por la Revista Alergia México, la rinitis alérgica fue el tipo de alergia que más afectó a los niños que habitan en la capital del país.

El estudio, donde colaboró el Dr. Gerardo López Pérez, contó con la participación de 8,000 pacientes de 214 centros de salud, ubicadas en la Ciudad de México. Además, reveló que la prevalencia de enfermedades alérgicas en la Ciudad de México fue de 42.6%, principalmente la rinitis alérgica.

La mayor prevalencia de esta alergia se encontró en la alcaldía Tláhuac. De los pacientes con esta alergia, el 44.2% recibió atención del médico general; 20.4% gastó entre 10 y 20% de sus ingresos en medicamentos y 26% no tuvo dinero para comprar antialérgicos.

En tanto que el ausentismo anual en el trabajo y la escuela fue de 3.37 – 3.86, y 6.2 – 12.84 días, respectivamente.

Un problema de salud pública

En la entrevista, el experto considera que las alergias son un problema de salud pública.

Las define como un conjunto de padecimientos que ocurren desde la infancia hasta la etapa de adulto, pero que se vuelve más intensa cuando comienza en edades tempranas. “Es decir, si un niño empieza con alergia respiratoria, en piel o alimentaria, las complicaciones a futuro serán mayores, y peor cuando no reciben un tratamiento completo”, explica.

Las vacunas como una solución

El doctor especialista destaca la importancia de las vacunas o de una inmunoterapia desde la edad en que aparece una alergia, para evitar complicaciones futuras.

“Eso les permite tener un restablecimiento de su inmunidad. Si una persona no recibe medicamentos de manera correcta en tiempo y dosis, el riesgo de adquirir infecciones y COVID es mayor”, advierte.

Como un mensaje dirigido a los médicos, el experto considera tres factores principales para poder tener un tratamiento más óptimo sobre las alergias:

1.- Entender que empiezan generalmente en etapas muy tempranas.

2.- Todas las alergias son crónicas, es decir, que duran mucho tiempo y presentan recaídas fuertes.

3.- El fondo del problema cuando se trata una alergia no son los síntomas, sino la inflamación.

“Esta enfermedad está basada en la inflamación de los tejidos ocasionada por una respuesta inmunológica de hipersensibilidad tipo 1. La inflamación que ocurre es la que debemos de tratar”, afirma.

Agrega que el médico tiene que pensar siempre que el paciente, además de que tiene moco, estornudo o comezón, el verdadero problema a tratar es la inflación.

“Es como un iceberg, lo que vemos de los síntomas es la punta, pero debajo está la inflamación y esa es la que debemos tratar siempre los médicos”, subraya.