Investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Pensilvania (Estados Unidos) han descubierto un modo de mejorar la supervivencia de los trasplantes de islotes pancreáticos en pacientes diabéticos. Los resultados de su estudio se publican en la edición digital de la revista Nature Medicine.

En el caso de algunos individuos, la diabetes tipo 1 puede tratarse mediante el trasplante de islotes pancreáticos, pero la supervivencia a largo plazo de los trasplantes ha sido difícil de lograr. Los islotes trasplantados son rechazados por el sistema inmune y los esfuerzos para aumentar su supervivencia se suelen dirigir a frenar el funcionamiento de las células T inmunes.

Debido a que las células B podrían participar en el rechazo al trasplante, los investigadores evaluaron el efecto de la eliminación de células B en primates a los que se habían trasplantados islotes de un donante no idéntico genéticamente.

Normalización de los niveles de azúcar a largo plazo

Los autores descubrieron que el rituximab, un anticuerpo para reducir las células B aprobado para el tratamiento del linfoma no Hodgkin y la artritis reumatoide, en combinación con una terapia para suprimir las células T podría alargar la supervivencia de los implantes en algunos animales.

La supervivencia del injerto a largo plazo también normalizó los niveles de azúcar en sangre, lo que sugiere que la eliminación de las células B debería ser estudiada por sus posibles beneficios en terapias dirigidas a mejorar la supervivencia de los trasplantes de islotes utilizados para tratar la diabetes tipo 1.