Un estudio ha revelado que la aplicación de hielo a los músculos lesionados retrasa la regeneración muscular, según publican en ‘Journal of Applied Physiology’.

El descubrimiento fue realizado por un grupo de investigación integrado por el profesor asociado Arakawa Takamitsu y el entonces estudiante de doctorado Kawashima Masato, de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad de Kobe, y el profesor asociado Kawanishi Noriaki, del Instituto Tecnológico de Chiba, entre otros.

La causa es que la aplicación de hielo retrasa la llegada de los macrófagos proinflamatorios, responsables de la fagocitosis, o eliminación, del tejido dañado. Además, esto dificulta que los macrófagos se infiltren suficientemente en las células musculares dañadas.

Tratamiento RICE

El ‘tratamiento RICE’ es un enfoque común para las lesiones músculo-esqueléticas, independientemente del alcance de la lesión. Este acrónimo significa, por sus siglas en inglés, Reposo, Hielo, Compresión y Elevación y se utiliza a menudo en educación física, deportes e incluso en medicina. El hielo se aplica habitualmente, independientemente del tipo de lesión muscular, pero se sabe poco sobre los efectos a largo plazo de la aplicación de hielo.

El hielo se utiliza para suprimir la inflamación, sin embargo, la inflamación en respuesta a una lesión tisular es uno de los mecanismos de curación del cuerpo. Se ha llegado a entender que es una respuesta vital para la regeneración de los tejidos. En otras palabras, suprimir la inflamación con hielo también puede inhibir el intento del cuerpo de repararse a sí mismo.

El equipo estudió el músculo esquelético regenerado dos semanas después de la lesión, comparando el grupo con hielo con el grupo sin hielo. Se encontró un porcentaje significativamente mayor de fibras musculares regeneradas más pequeñas en los cortes transversales del grupo con hielo, con un mayor número de fibras medianas y grandes en el grupo sin hielo. En otras palabras, esto reveló que la regeneración del músculo esquelético puede retrasarse como resultado de la formación de hielo.

Retraso en la llegada de los macrófagos proinflamatorios

Los macrófagos son las células inflamatorias típicas que entran en el músculo lesionado. Constan de macrófagos proinflamatorios, que fagocitan el tejido dañado provocando así la inflamación, y macrófagos antiinflamatorios, que suprimen la reacción inflamatoria y promueven la reparación.

Se cree que los macrófagos proinflamatorios cambian sus características, convirtiéndose en antiinflamatorios. Los resultados de los experimentos de este equipo de investigación demostraron que la aplicación de hielo retrasa la llegada de los macrófagos proinflamatorios al lugar de la lesión.

Estos resultados indican la posibilidad de que los macrófagos sean incapaces de fagocitar suficientemente el músculo dañado cuando se aplica hielo tras lesiones musculares graves causadas por contracción excéntrica, retrasando así la formación de nuevas células musculares.

La idea de enfriar inmediatamente cualquier tipo de lesión también está arraigada en las clases de educación física de las escuelas. Espero que en el futuro se conozca la opción alternativa de acelerar la recuperación no enfriando las lesiones musculares graves.