E.P. Madrid.- El presidente del Tribunal de Cuentas, Ubaldo Nieto, ha informado en su comparecencia ante la Comisión Mixta en el Congreso que la Fiscalía y la Abogacía del Estado han descartado que existan responsabilidades contables en la gestión de la Fundación Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), a pesar de las irregularidades detectadas en las cuentas y contratos realizadas por este centro durante los ejercicios 1998, 1999 y 2000.

No obstante, el senador del Grupo Popular Juan Antón informó que el Gobierno ha solicitado a su dirección que redacte una normativa que regule los criterios de las becas financiadas por empresas privadas, atendiendo a las recomendaciones del informe.

Sobre este punto, el Tribunal de Cuentas detectó en los citados ejercicios "deficiencias en las convocatorias de becas de investigación para la selección de becarios", así como en lo referido a las condiciones para el desarrollo de sus actividades cuando son financiados y seleccionados directamente por terceras entidades, como laboratorios o ayuntamientos.

Por ello, el centro dirigido por Mariano Barbacid deberá redactar una normativa que regule las condiciones de los becarios para incorporarse a trabajos o líneas de investigación; las condiciones por las que se puede mantener la incorporación del becario a la Fundación o las que determinarían, en su caso, la extinción de su relación contractual y a las condiciones económicas y su aseguramiento.

Partidas irregulares

El período fiscalizado por el Tribunal de Cuentas abarca los tres primeros años de la Fundación. En este período, se detectaron deficiencias en las cuentas que distorsionaban los resultados de la Fundación al finalizar los ejercicios, así como partidas "indebidas o irregulares recogidas en cuentas".

En relación con los contratos, el informe destaca que la empresa contratada para la gerencia del proyecto y la construcción de la sede del centro adjudicó y firmó un contrato con otra empresa con la pretensión de estar actuando en representación de la Fundación, sin estar capacitada ni autorizada pare ello. Por último, se destaca la "ausencia de adecuados mecanismos de control interno" en materia contractual y deficiencias en las convocatorias de becas de investigación.

A pesar de ello, tanto el Gobierno, tal y como explicó el portavoz del PP, como el Tribunal de Cuentas concluyen que todos estos aspectos "se han subsanado" y que "no se han detectado responsabilidades contables".