Las enfermedades del corazón, diabetes y enfermedades cerebrovasculares, son las tres principales causas de defunción de los mexicanos, una triada mortal; juntas sumaron más de 226 mil muertes al año, es decir, una tercera parte de las más de 602 mil registradas en México, refirió el doctor Alejandro Chávez, de la Clínica  de  Enfermedad  Isquémica Coronaria del Servicio  de  Cardiología del Hospital General de México.

Durante el Seminario de Salud Cardiovascular “1, 2, 3…por la adherencia”, dirigido a medios de comunicación y convocado Ferrer, con sede en España, para contribuir a la formación y actualización de los informadores,  el especialista explicó que esta triada mortal tiene un común denominador: la ateroesclerosis, una acumulación de grasa y colesterol, entre otras sustancias, en las paredes de las arterias, unos ductos que salen del corazón hacia todo el organismo.

“A estos depósitos les llamamos placas ateroescleróticas las que, con el tiempo, pueden estrechar u obstruir completamente las arterias y causar problemas en todo el organismo”, señaló. Cuando una de estas placas se rompe súbitamente, activa la actividad plaquetaria con la consecuente formación de un trombo (aterotrombosis) y puede incrementar fuertemente el riesgo de Infarto Agudo al Miocardio o Evento Cerebro Vascular.

“Entre los principales factores de riesgo cardiovascular que podemos observar en personas mayores de 20 años, están: la hipertensión arterial, la diabetes, obesidad y el tabaquismo. Adicionalmente, existen factores externos como un ambiente obesogéncio y una mayor edad de la población, lo que incrementa la incidencia”.

Frente a este panorama existen dos acciones básicas: la prevención primaria, enfocada en personas con factores de riesgo y, la prevención secundaria, dirigida a quienes ya presentan alguna afectación. Por ejemplo, “en la primera podemos ser un poco más laxos con las metas de control de los pacientes, en cambio, en la secundaria debemos ser muy estrictos”.

“Los pacientes que tuvieron un infarto previo, y se adhieren estrictamente a su tratamiento, reducen hasta 50 por ciento la mortalidad cardiovascular por un segundo evento. Sin embargo, 51 por ciento de quienes tiene una enfermedad coronaria no reciben ningún tratamiento, un 20% con enfermedades crónicas no lo inicia y 50 por ciento lo abandona a los seis meses; hemos visto que si mejoramos la adherencia, se puede prevenir la ocurrencia de eventos”

¿Cómo mejorar la adherencia al tratamiento en este tipo de pacientes? Gracias al uso de la polipíldora, podemos aumentarla hasta en 75 por ciento, ya que es una innovación que contiene en una sola cápsula, tres ingredientes activos (Aspirina o ácido acetilsalicílico, simvastatina y ramipril) indicados para la prevención secundaria de accidentes cardiovasculares.

De acuerdo con el doctor, Alejandro Chávez, esta innovadora combinación (llamada Sincronium en México) gracias a su presentación en una sola cápsula, disminuye el gasto anual. “En un rápido cálculo aproximado, podemos decir que, ingerir por separado estas sustancias tendría un costo cercano a 6 mil pesos (300 euros) anuales, en contraste con los 2 mil pesos (100 euros) al año del tratamiento con la polipíldora”

Adicionalmente a los ahorros, los beneficios de un mayor apego y control de los factores de riesgo que inciden en la salud cardiovascular del paciente de la triada mortal que afecta a los mexicanos. “De ahí la importancia de ver el  concepto de polipíldora como  una  estrategia de promoción de la salud pública cardiovascular en México, ya que permitiría combatir eficaz y eficientemente las enfermedades del corazón, diabetes y enfermedades cerebrovasculares”, concluyó el Doctor Alejandro Chávez.

Colaboración especial: Efrén Echeverría.