Redacción /E.P.- La trombosis venosa profunda y el embolismo pulmonar afectan a casi 86.000 españoles cada año, de manera que la enfermedad en que se engloban ambos accidentes vasculares, conocida genéricamente como evento tromboembólico venoso, es la tercera patología cardiovascular más común en nuestro país, tras el infarto y la cardiopatía isquémica, según se ha puesto de manifiesto en el XIX Congreso Nacional de la Sociedad Española de Trombosis y Hemostasia (SETH), que se acaba de celebrar los pasados 23 al 25 de octubre en el Palacio de Congresos de Santiago de Compostela.

Al respecto de esta prevalencia, el presidente de la Sociedad Española de Trombosis y Hemostasia (SETH), el doctor Fernando Martínez Brotons, señaló además que el riesgo potencial de padecer esta patología "se multiplica en los pacientes sometidos a algún tipo de cirugía ortopédica, sobre todo la implantación de prótesis de cadera y muy en particular en las personas de más 65 años".

Como han recordado los expertos, la trombosis consiste en la formación de coágulos en el vaso sanguíneo, que pueden llegar a obstruir el paso de la sangre. Este tipo de trombosis se suele producir en zonas de flujo sanguíneo más lento, existiendo el peligro de que una parte del trombo se desplace hasta una arteria pulmonar, llegando a causar un infarto o embolia pulmonar.

También influye el hecho de que la trombosis venosa profunda a menudo no muestre síntomas, hasta el punto de que el fallecimiento puede llegar a se su primera y única manifestación, ha implicado que en los últimos años se haya generalizado la práctica de una profilaxis con antitrombóticos en las personas que se someten a las intervenciones quirúrgicas descritas.

Este decimonoveno encuentro nacional de la SETH, ha sido el primer Congreso de una Sociedad Nacional europea que ha sido acreditado por el European Council Acreditation in Hematology (ECAH), y se ha celebrado conjuntamente con la XLV Reunión Nacional de la Asociación Española de Hematología y Hemoterapia (AEHH), como vienen haciendo, desde 1997, las dos organizaciones científicas españolas citadas.