Recientemente el Tribunal Supremo ha declarado la nulidad del Real Decreto 639/2014, de 25 de julio, por el que se regula la troncalidad, la reespecialización troncal y las áreas de capacitación específica, se establecen las normas aplicables a las pruebas anuales de acceso a plazas de formación y otros aspectos del sistema de formación sanitaria especializada en Ciencias de la Salud y se crean y modifican determinados títulos de especialista, tras estimar el recurso de la Sociedad Española de Inmunología. Los profesionales sanitarios se cuestionan cómo afectaría este RD de troncalidad a la Cardiología y, sobre todo, si mejoraría la formación del especialista. La normativa ahora rechazada por el Supremo pretendía establecer tres años de formación específica de Cardiología, aunque los profesionales son más partidarios de que sean cuatro.

En opinión de Leandro Crespo, el RD de troncalidad no beneficiaría a la especialidad de Cardiología “si establecen, como se dice, dos años de tronco común y tres años específicos de Cardiología”. “Esto sería insuficiente con el actual programa que siguen los MIR de esta especialidad. Otra cosa sería autorizar una segunda fase de cuatro años de duración, más acorde con nuestro nivel actual y las exigencias de nuestros socios comunitarios”. Además, este doctor considera que “la formación del especialista mejorará solo si se alargan los programas de estudios”, y reitera que “no son suficientes tres años de formación específica de Cardiología”.

Por su lado, José Carlos Calvo de Mora también difiere respecto a los tiempos de la troncalidad: “Pienso que la reducción del tiempo de formación específica en Cardiología a tres años no es apropiada, ya que supone muchas incógnitas sobre el sistema de evaluación, así como de la trayectoria formativa del profesional médico. Supondría un paso atrás en la formación específica del especialista, ya que tres años no serían suficientes para una completa absorción de la totalidad de sus objetivos en Cardiología”.

Para Francisco Escobar, también es “importante la formación integral en la capacitación de cualquier especialista”. “Considero que mejorará al conseguir una visión más amplia del paciente, y abordará varios campos asociados, entre ellos Atención Primaria”, ha añadido. Respecto a los tres años de formación específica que planteaba el RD, el Dr. Escobar considera que “podrían ser suficientes, con implantación apoyada en rotaciones externas y continuación del contacto con Primaria”.

También tiene una opinión “positiva” de la troncalidad Mª. Dolores Durán, quien asegura que “beneficiará a la formación, ya que los residentes contarán con un enfoque multidisciplinar de la atención integral al paciente a lo largo del proceso tanto diagnóstico como terapéutico y rehabilitador”. En cuanto al tiempo de formación, lo considera como “un proceso continuo de aprendizaje cuya duración no puede ser acotada”.

En la misma línea, Evangelina Filloy, de Vigo, asegura que “el proyecto de troncalidad potencia aspectos de formación básica, y es muy positivo para todas las especialidades”; sin embargo, “deja poco tiempo para la formación específica en Cardiología y subespecialidades como hemodinámicas, arritmias o imagen”.