Una teoría extendida afirma que el virus de la gripe se origina cada año en el este de Asia, convirtiendo a esta región en el origen de las epidemias de gripe estacional que se producen en otras partes del mundo. Sin embargo, investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Singapur y de Duke (Duke-NUS) han descubierto que el virus de la gripe en las zonas tropicales no es la única fuente mundial de las epidemias.

El equipo internacional de científicos que participaron en el trabajo observó que los centros urbanos que estudiaron podrían actuar como fuente de epidemias gripales en cualquier otra localidad. El estudio ha sido publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS).

Los autores, dirigidos por el doctor Gavin Smith,  profesor en el Programa de Enfermedades Infecciosas Emergentes en Duke-NUS, observaron que estas regiones son sólo un nodo en una amplia red de centros urbanos conectados por vía aérea, a través de la cual circula el virus de la gripe produciendo epidemias que se superponen en el tiempo, afirma

El equipo de investigación decidió estudiar la gripe A porque es mucho más frecuente que las gripes B y C; la gripe es una de las causas significativas de enfermedad y muerte en todo el mundo – la Organización Mundial de la Salud estima que mueren al año entre 250.000 y 500.000 personas por causa de la gripe A.

El equipo obtuvo secuencias de ARN de muestras del virus recogidas entre el 2003 y el 2006 en Australia, Europa, Japón, Nueva York, Nueva Zelanda, el sudeste asiático y Hong Kong. Las poblaciones de virus del tropical sudeste asiático y Hong Kong mostraron niveles relativamente bajos en diversidad genética.

El análisis utilizó parámetros de tiempo y espacio para revelar las altas tasas de migración viral entre los centros urbanos estudiados. Aunque la población de virus que migran entre el sudeste asiático y Hong Kong persiste a través del tiempo, el perfil de infecciones depende también de los virus originados en regiones templadas con cambio de estaciones. Ninguna de las regiones templadas y tropicales que se examinaron origina las nuevas cepas anuales de la gripe.

Las estrategias actuales para el control del virus de la gripe mediante la vacunación se basan en la selección bianual de vacunas para los hemisferios Norte y Sur, y estos planes requieren conocimientos sobre los virus circulantes. Los resultados de estudio podrían ser utilizados para mejorar este proceso mediante la incorporación de nueva información sobre la migración del virus y las conexiones entre las regiones", afirma el doctor Justin Bahl, profesor en Duke-NUS.