Tuberculosis y COVID-19 pueden confundirse, según ha informado la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR). Esta sociedad científica se suma al Día Mundial de la Tuberculosis, que se conmemora el 24 marzo, con el lema ‘El tiempo corre’.

Los neumólogos han advertido del riesgo de una peor atención a la tuberculosis por la pandemia. Según la SEPAR, la tuberculosis es la infección más común en el mundo. Cada año afecta a 10 millones de personas y causa 1,5 millones de muertes en el mundo, según el Informe Global de Tuberculosis de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Por ello, los especialistas han insistido en la necesidad de realizar un diagnóstico precoz. “Una reducción de la detección global en tres meses de confinamiento puede conducir a un 13% en el incremento de muertes”, han indicado.

Tuberculosis y COVID-19 pueden confundirse

“La tuberculosis y la COVID-19 son parecidas, se pueden confundir. Además, una agrava a la otra. Los estudios indican que puede haber mayor mortalidad asociada a esta coinfección”, ha señalado la SEPAR en un comunicado.

En referencia al abordaje de la tuberculosis, sus principales retos son “reducir el retraso diagnóstico y hallar más métodos de diagnóstico rápido”. Asimismo, los especialistas investigan para encontrar nuevos fármacos “menos costosos y más efectivos”.

Avances en investigación

De la investigación ha hablado José María García, director del PlI (Programa de Investigación Integrado) de Tuberculosis de SEPAR. “Los recursos en investigación pueden disminuir en el caso de la tuberculosis. Hay varias vacunas en desarrollo en España, una de ellas en la Universidad de Zaragoza y la Ruti en Barcelona. El rápido desarrollo de la vacuna para el coronavirus ha sido un ejemplo de que el trabajo de la ciencia se efectúa con el apoyo de una fuerte inversión, que también es necesaria frente a la tuberculosis”.