El sindicato UGT ha consultado los datos del Ministerio d Sanidad en los ámbitos sanitarios y sociosanitarios para conocer el impacto de la COVID-19 en los sanitarios. Los datos del Ministerio de Sanidad recogen que a 23 de octubre el número de profesionales sanitarios y sociosanitarios contagiados es de 69.744 . Cada persona que se contagia se calcula que lo trasmite a tres personas.

Hasta el 11 de mayo de 2020 según la Red Nacional (RENAVE) el 24,1 por ciento de la población infectada era personal sanitario y sociosanitario. Es decir prácticamente la cuarta parte de los infectados eran personal sanitario o sociosanitario en aquel momento.

El informe analiza por otra parte el  número de profesionales contagiados desde el 11 de mayo hasta el 23 de octubre y su distribución. Así, destaca el contagio de 19.324 profesionales sanitarios y sociosanitarios en España. Por Comunidades Autónomas preocupan los casos de Cataluña con 2.369 contagios, y Cantabria y Castilla y León con 2.272 contagios cada una. Las autonomías con menos contagios en este periodo serían Baleares con 373; Asturias con 386; y La Rioja con 389.

Impacto de la COVID-19 en los sanitarios

El documento también analiza el impacto de la COVID-19 en los sanitarios por centros de mayo a octubre. Así, 8.514 se habrían producido en centros sanitarios. De los mismos, 6.477 serían mujeres y 2.034 serían hombres. Los otros 4.960 serían de centros sociosanitarios.

Por otra parte, hasta el 11 de mayo el estudio analiza los contagios de sanitarios por edad. Hasta los 49 años se habrían producido 24.460 contagios, respecto a los 16.460 en mayores de 60 años. De los mismos, el 7 por ciento de los menores de 50 años habría requerido hospitalización, respecto al 14 por ciento de los comprendidos entre los 50 y los 69 años. En el primero grupo se produjeron 8 fallecimientos, hasta el 11 de mayo, respecto a los 44 de los mayores de 50 años.

El informe de UGT concluye poniendo de manifiesto que los profesionales siguen teniendo diversas dificultades. Entre ellas, que los servicios de Riesgos Laborales les proporcionen el informe preceptivo para que la infección por COVID-19 sea considerada contingencia laboral. “Por eso desde la UGT venimos pidiendo que se considere enfermedad profesional, en lugar de la actual asimilación al accidente de trabajo”.