Un nuevo comunicado UGT Madrid desvela el problema que afronta Madrid en las tarjetas sanitarias que atienden los médicos de familia. En concreto, el sindicato afirma que esta autonomía “tiene un grave problema de lista de espera en Atención Primaria”, frente al cual considera “necesaria la implementación de políticas que reduzcan la ratio de tarjetas sanitarias/profesional”.

De esta forma, basándose en datos del SIAP del Ministerio de Sanidad, UGT Madrid ha indicado que la ratio de tarjetas asignadas por médico de Familia en la Comunidad Autónoma de Madrid se situaba en 1.557, un 12,7 por ciento superior al conjunto del Sistema Nacional de Salud, que era de 1.359. De hecho, apuntan a que Madrid es la comunidad autónoma con la ratio más alta, sólo superada por Baleares.

En concreto, con estas cifras, UGT calcula para que la Comunidad de Madrid alcanzase la media nacional tendría que haber 4.154 médicos de familia. De esta forma faltan 527 médicos de familia y 121 pediatras para alcanzar la media nacional en lo que respecta a la ratio de tarjetas asignadas por profesional.

Medidas insuficientes

Si bien UGT recuerda que Madrid el pasado año aumentó la plantilla de medicina de familia en 33 profesionales hasta los 3.627 profesionales que tenían que atender a una población de 5.644.495 personas en la Región, reflexiona que este aumento de profesionales no supuso una disminución de la ratio, ya que en este mismo año la población asignada aumentó en 48.584 personas.

Por otra parte, reconocen que durante el año 2018 aumentó la plantilla de pediatría en 5 profesionales y en ese mismo año la población asignada disminuyó en 4.635 personas, lo que permitió que la ratio se redujese en un 0,9 por ciento.