Antonio Morente, Sevilla.- Un hospital en el que las comunicaciones sin hilos sean una realidad está un poco más cerca, tal y como se ha puesto de manifiesto durante el IV Congreso Nacional de Ingeniería Clínica de la Sociedad Española de Electromedicina e Ingeniería Clínica (SEEIC), recientemente celebrado en Huelva. En este encuentro científico, se han analizado las posibilidades que ofrecen los dispositivos PDA, a través de los cuales se puede acceder no sólo al historial clínico, sino también que también permite ver imágenes diagnósticas y recuperar datos, con lo que en la práctica se convierte en una pequeña unidad móvil para el profesional.

El secretario general de la SEEIC, José Ramón Román, ha resaltado el "potencial de las nuevas técnicas "bluetooh" , el nuevo protocolo de interconexión de dispositivos vía ondas de radio. Esto facilita la interconexión digital salvando las limitaciones de la telefonía móvil, cuyo uso está prohibido en los hospitales por las interferencias que pueden provocar en los equipos. Paralelamente, una de las cuestiones que más preocupa en la actualidad es la interconexión de los distintos departamentos de un hospital, de ahí que el objetivo que ahora está sobre la mesa es el de hacer compatibles los equipos dentro del centro para que los profesionales puedan tener acceso a un auténtico diagnóstico multimedia al poder acceder a las pruebas que realizan otros servicios.

En relación con las nuevas técnicas, Román ha destacado que en los dos últimos años el protagonismo ha sido de la PET, aunque ya son una realidad los híbridos de esta tecnología con los TAC, lo que permite disponer de imagen anatómica y fisiológica, que posibilita una detección más certera de determinados tipos de tumores. El debate ahora está en qué parámetros interesa más fortalecer, si la potencia, la rapidez o la calidad de las prestaciones que aporta esta tecnología.

Otras novedades analizadas en el congreso de la SEEIC han sido el electrobisturí, "que diferencia en el corte el tipo de tejido", y las nuevas técnicas quirúrgicas endoscópicas y laparoscópicas, que incorporan la ecografía en tres dimensiones a los análisis de identificación. Estos avances dan idea de que "las nuevas tecnologías avanzan muy rápidamente", y es que según la citada Sociedad científica "cada 18 meses se duplica el panorama de opciones" tecnológicas con las que cuenta un profesional.

Necesidad de nuevos profesionales y de regulación al respecto

Para José Ramón Román, estos "nuevos retos" obligan a contar con "nuevos profesionales en la materia", sentido en el que vuelve a reivindicar el papel del ingeniero biomédico, y es que sólo un 15 por ciento de los hospitales españoles cuentan con un departamento de tecnología médica, cuando esta cifra es del 84 por ciento en Francia y del 89 por ciento en Italia. Además, en Alemania e Inglaterra,están obligados por ley que existan estas unidades en los centros hospitalarios.

Desde su punto de vista, España se aleja de la tendencia actual en la Unión Europea, y es que carece de una regulación al respecto, una situación que se pretende paliar mediante las negociaciones que se mantienen con el Ministerio de Sanidad y las diferentes Comunidades Autónomas. "Hay que concienciar de esta necesidad", apostilla, y es que el objetivo final es "luchar por una Sanidad de calidad", como demuestra que contar con ingenieros clínicos es un parámetro imprescindible en las evaluaciones de los centros de Estados Unidos desde los años 70.