Un 5 por ciento de la población adulta manifiesta dolor diariamente. Esto supone una grave afectación física y psicológica en el día a día. Sin embargo, el impacto del dolor en la población española es mucho mayor. Se calcula que un 32 por ciento de la población adulta padece algún tipo de dolor. Por otra parte, un 11 por ciento, que lo padece de manera crónica. Estos son algunos de los datos recabados por la Sociedad Española de Neurología (SEN) con motivo del Día Mundial del Dolor.

Para comprender mejor cómo funciona el dolor, aportaba algunos datos Alan Luis Juárez-Belaúnde, Coordinador del Grupo de Estudio de Dolor Neuropático de la SEN. “Existen distintos tipos de dolor que tradicionalmente englobamos en tres grandes grupos. Por una parte el dolor nociceptivo, que es el causado por la activación de los receptores del dolor en respuesta a un estímulo (por una lesión, inflamación, infección, enfermedad,…). Por otra parte, el dolor neuropático, como consecuencia de daño sobre el propio sistema de comunicación del sistema nervioso y que se considera un dolor patológico, ya que no tiene ninguna utilidad como mecanismo de alerta o defensa. Finalmente, estaría un dolor con condiciones mixtas de los dos”.

Padecer dolor diariamente

Respecto al impacto de padecer dolor diariamente, diversos estudios realizados en España señalan que alrededor del 30 por ciento de la población refiere haber padecido dolor en las últimas 48 horas. Igualmente, más del 40 por ciento lo padeció en la última semana y casi un 80 por ciento en los últimos seis meses. Asimismo, tanto su prevalencia como su intensidad son mayores en mujeres y aumenta con la edad de los pacientes.

Tanto por la dificultad de tratamiento, como por su enorme complejidad fisiopatológica y por la forma tan intensa en la que lo experimentan los pacientes, el dolor neuropático se considera como uno de los peores dolores. Este tiene una afectación en las esferas física, psicológica y funcional en la vida diaria de la persona en un 85 por ciento de casos.

Además, la pandemia ha empeorado mucho más el panorama en esta área. Son muchos los pacientes con algún tipo de dolor especial, con riesgo de cronificar, que no han sido correctamente atendidos. Por lo que se estima que en los próximos estudios se observará un aumento de la cronificación y prevalencia del dolor. La Sociedad Española del Dolor, hace unos meses, señalaba que la situación de confinamiento del año pasado ha supuesto un empeoramiento. En concreto, exponía que el 59,4 por ciento de las personas que viven con dolor crónico en España hayan presentado un empeoramiento de su condición.