La pandemia ha supuesto que la población joven española haya ganado peso. Así se desprende de una encuesta realizada a un millar de jóvenes y que ha sido promovida por la Sociedad Española de Obesidad (SEEDO). La misma ha contado para su elaboración con la colaboración de NovoNordisk.

En concreto, un 58,7 por ciento de los jóvenes que viven en España con edades comprendidas entre los 16 y 30 años ha ganado peso durante la pandemia de coronavirus. Este porcentaje se eleva hasta el 72 por ciento entre los que tienen sobrepeso u obesidad. Un dato preocupante si se tiene en cuenta que el estudio documenta que casi un 25 por ciento de esta población tiene sobrepeso u obesidad.  Además, el IMC medio de esta población está situado en 23,18. Es decir, casi en el límite considerado como peso normal, que se establece en un IMC de 25.

A este respecto se manifestaba Francisco Tinahones, presidente de SEEDO.  En concreto respecto a que haya ganado peso precisamente el porcentaje de jóvenes que ya tenía un sobrepeso u obesidad inicial. “Se advierte un posible agravamiento de las consecuencias que esta enfermedad puede provocar en este grupo poblacional”.

Actuar en la población que ha ganado peso

Para evitar mayores consecuencias es importante tomar medidas precisamente sobre esta población que ha ganado peso. Sin embargo, según esta encuesta, la mayoría de los jóvenes trata la obesidad por su cuenta y por información de internet. Sólo uno de cada 4 han ido a un médico o un nutricionista.

Además, un porcentaje ínfimo recurre a tratamiento prescritos por profesionales sanitarios que han demostrado eficacia (7,3 por ciento). La mayoría utiliza productos comprados en Internet, herbolario, gimnasios o parafarmacias sin ninguno tipo de asesoramiento por un profesional.

Por otra parte, se evidencia que el 61 por ciento de los jóvenes consume comida procesada a diario. Poco más del 15 por ciento realizan deporte todos los días.  Cerca de un 40 por ciento reconocen estar más de 6 horas/día delante de una pantalla.