Este 24 de septiembre, se celebra el Día Mundial de la Investigación en Cáncer. Según el informe ‘El valor del medicamento desde una perspectiva social 2021’, en los últimos 25 años se han aprobado más de 140 nuevos principios activos para tumores sólidos. Así, la supervivencia no ha dejado de crecer gracias a estas opciones terapéuticas. De hecho, un 70 por ciento de la mejora de la supervivencia en cáncer es atribuible a los nuevos tratamientos.

“Hoy, en el Día Mundial de la Investigación en Cáncer, no podemos dejar pasar la ocasión de incidir en el valor de la investigación biomédica. Más concretamente, en los pasos adelante que hemos dado en el conocimiento del cáncer, de los distintos tipos de tumores y cómo se desarrollan en cada individuo”, ha valorado la directora asociada de Investigación Clínica y Traslacional de Farmaindustria, Amelia Martín Uranga. “Los resultados más alentadores de este esfuerzo de la industria farmacéutica por dar una respuesta a los pacientes con cáncer y sus familias son, sin duda, las cifras de mejora de la supervivencia”, ha insistido.

Pese a ello, España ha perdido terreno en los últimos años en disponibilidad de nuevos medicamentos. Especialmente frente a los países de referencia en Europa, como Alemania, Reino Unido, Francia e Italia. También en el área de Oncología, lo que genera preocupación, como señalaba hace unas semanas el expresidente de la Sociedad Española de Oncología Médica Juan Jesús Cruz.

Mejora de la supervivencia gracias a la innovación biomédica

La investigación oncológica es una de las que más ha evolucionado en los últimos años. Especialmente, gracias a un cambio de paradigma como es la irrupción de la genómica.  Esta es una de las claves de la mejora de la supervivencia. Gracias a esto, muchos pacientes pueden ya participar en unos nuevos modelos de ensayos clínicos.

Por una parte, los llamados umbrella (donde los pacientes con un mismo tipo de cáncer se asignan a diferentes ramas de tratamiento dirigido contra sus mutaciones). También los denominados basket (en los que participan pacientes con diversos tipos de tumores que comparten una alteración genética). Por último, estarían los adaptativos (que ofrecen una posibilidad, planificada previamente, de modificar uno a varios aspectos del ensayo para racionalizar y optimizar el proceso). En este sentido, la industria farmacéutica asentada en España está trabajando para que nuestro país siga siendo un referente mundial en investigación clínica.