Científicos españoles y americanos han propuesto un algoritmo terapéutico para el uso de melatonina en pacientes con COVID-19. Así se recoge en el estudio publicado en revista científica ‘Frontiers in Medicine‘ , y que ha sido realizado por un equipo de Estados Unidos y España, en el que se encuentra trabajando el cardiólogo del Hospital Universitario de Canarias, HUC, Alberto Domínguez que lleva investigando esta molécula desde hace 20 años.

En dicho trabajo, se concluye que las múltiples acciones de la melatonina como antiinflamatorio, antioxidante y antivírico (contra otros virus) lo convierten en una opción razonable de uso ante la pandemia actual, que ha infectado a cientos de miles y ha matado a decenas de miles de personas en todo el mundo.

El hecho de que la melatonina sea un regulador de la autofagia debido a sus propiedades como un potente antioxidante y supresor del estrés del retículo endoplásmico sugiere un papel beneficioso potencial para esta molécula en el tratamiento de algunas infecciones virales. Los virus, incluidos el ébola, el dengue, la encefalomiocarditis, la encefalitis equina venezolana, la enfermedad hemorrágica del conejo, el papiloma humano, entre otros, han demostrado el éxito de la melatonina en la protección contra las infecciones virales. “No hay evidencia de que la melatonina sea viricida, sino que reduce la gravedad de estas infecciones. Los efectos beneficiosos de la melatonina se derivan de sus propiedades antiinflamatorias, actividad de eliminación de radicales libres y funciones inmuno-moduladoras”, se describe en el estudio.

Si tal y como expresan los investigadores en su estudio, la tormenta de citocinas conduce a una lesión cardíaca aguda, síndrome de dificultad respiratoria aguda e infección, lo que lleva a una sepsis generalizada, y por tanto conducir a la muerte, “prevenir la tormenta de citocinas puede ser clave para el tratamiento de pacientes infectados con COVID-19. Dado que hay una falta de terapias efectivas y los tratamientos inmunológicos pueden ser insuficientes, la melatonina, debido a sus múltiples acciones puede tener efectos beneficiosos para prevenir o atenuar tormenta de citocinas y la reducción de la morbilidad y mortalidad por esta enfermedad”. Es por ello que un algoritmo terapéutico para el uso de la melatonina podría ser una de las soluciones a la enfermedad causada en pacientes con COVID-19.

Para concluir, la publicación destaca que la melatonina “está fácilmente disponible, se puede sintetizar fácilmente en grandes cantidades, es económica, tiene un perfil de seguridad muy alto y se puede auto-administrar fácilmente”.

La investigación ha sido financiada por la Fundación Canaria Instituto de Investigación Sanitaria de Canarias. Según fuentes consultadas, la investigación será presentada ante la Organización Mundial de la Salud, OMS, para su estudio y consideración.