En el Día Mundial del Lupus, los expertos alertan de los riesgos que tiene un diagnóstico tardío para las enfermedades reumáticas autoinmunes sistémicas (ERAS). Un problema que sigue siendo uno de los retos a afrontar en estas patologías. No obstante, en el inicio, la mayoría de las ERAS presentan síntomas muy inespecíficos, por lo que son difíciles de identificar. Esto provoca que el diagnóstico se puede retrasar detectando la enfermedad en un estado avanzado, con daño orgánico difícil de revertir.

Por ello, desde la Sociedad Española de Reumatología (SER) recuerdan que este año se da una situación excepcional debido a la pandemia. La misma ha podido dificultar el acceso de algunas personas a los especialistas y que puede estar provocando un diagnóstico tardío, no solo de lupus sino también de otras ERAS.

“Es fundamental lograr un diagnóstico precoz para evitar el daño permanente que se puede derivar en otros órganos. Este puede llegar a desencadenar insuficiencia renal, alteraciones neurológicas persistentes, daño pulmonar y/o cardíaco, entre otros”, ha explicado el presidente de la SER, José María Álvaro-Gracia.

Evitar un diagnóstico tardío

Con el objetivo de evitar el diagnóstico tardío de estas patologías, la SER ha lanzado una nueva campaña. Bajo el lema ‘A ti también te puede tocar’, busca dar visibilidad a estas enfermedades que aparecen en personas jóvenes. Tal y como indica la campaña, “la salud no es un juego”. Por ello, es muy importante que la población general tenga el nivel suficiente de conocimiento para prestar atención a síntomas leves.

Los profesionales subrayan que el lupus afecta principalmente a la población joven. En su mayoría mujeres, situándose el 40 por ciento de ellos entre los 15 y 40 años. Además, esta patología limita en gran medida la capacidad de vida de los afectados provocando, incluso, la salida del mercado laboral.

Pese al desconocimiento generalizado, los profesionales están realizando un importante esfuerzo en investigación. Este se verá plasmado a corto plazo con la entrada de nuevos fármacos. Los mismos, sin duda, mejorarán la calidad de vida de estos pacientes.