Ayudar  a definir las secuencias de tratamiento en adenocarcinoma pulmonar avanzado, el tipo de cáncer de pulmón más común. Ese es el objetivo de un nuevo documento de consenso publicado en la  revista Clinical & Translational Oncology, que trata de ofrecer respuestas para definir las secuencias de tratamiento más adecuadas en aquellos grupos de pacientes que presentan progresión a la enfermedad tras un tratamiento previo con inmunoterapia combinada o no con quimioterapia.

Se trata de un documento elaborado por un panel de 26 reputados expertos en cáncer de pulmón en España, que se suma a las actualizaciones de las Guías de Práctica Clínica impulsadas por la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), la Sociedad Europea de Oncología Médica (ESMO) y El Instituto Nacional de Salud y Excelencia Clínica (NICE).

Tal y como expone Dolores Isla, jefe de Oncología Médica del Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa de Zaragoza y coordinadora científica del panel de expertos, el consenso, elaborado a través de la metodología Delphi, responde a “la falta de evidencia científica en distintos escenarios clínicos tras la incorporación de la inmunoterapia como opción terapéutica en primera línea, en este caso para pacientes con adenocarcinoma pulmonar avanzado. Este tipo de consensos permiten cubrir esta necesidad a través de recomendaciones basadas en la experiencia clínica de expertos en la materia”.

Principales conclusiones

Entre las conclusiones del mismo, destaca que se sitúa a la combinación formada por nintedanib, de Boehringer Ingelheim, más docetaxel, como opción terapéutica efectiva para pacientes con adenocarcinoma pulmonar avanzado, sin mutaciones conocidas, que presentan enfermedad localmente avanzada o metastásica, y buen estado funcional, pero en los que la enfermedad ha progresado tras un tratamiento previo con quimioterapia, con o sin inmunoterapia.

Cabe recordar que nintedanib es el primer antiangiogénico aprobado en España para cáncer de pulmón recomendado tras una primera línea de tratamiento con quimioterapia, que ha demostrado una supervivencia más allá del año (12,6 meses) en el adenocarcinoma pulmonar avanzado.

Por otra parte, el texto expone que la decisión sobre la secuencia de tratamiento más adecuada, después del tratamiento previo con inmunoterapia, “debe tener en cuenta distintas variables como la agresividad de la enfermedad, la toxicidad acumulada, los intervalos libres de progresión, la expresión del marcador PD-L1 y la carga mutacional tumoral”, según Isla. En este sentido, el documento recoge los distintos escenarios para los que se recomienda la combinación formada por nintedanib + docetaxe.