Un estudio confirma la efectividad del PCI frente a la COVID-19. El programa de prevención y control de infecciones (PCI) orientado al servicio de urgencias hospitalario (SUH) es efectivo. Así lo indican los resultados del estudio ‘Impacto de la pandemia de COVID-19 en los trabajadores sanitarios del servicio de urgencias de un hospital terciario’. El artículo fue publicado en la Revista Científica de la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (SEMES).

El primer firmante es Pablo Chico-Sánchez, de la Unidad de Epidemiología del Servicio de Medicina Preventiva del Hospital General Universitario de Alicante, que también pertenece al Instituto de Investigación Sanitaria y Biomédica de Alicante (ISABIAL).

En las conclusiones de este trabajo, los autores indican que “teniendo en cuenta la prevalencia de trabajadores sanitarios con COVID-19 del SUH respecto al resto del Departamento de Salud, el motivo del contacto de riesgo y su distribución en el tiempo, se puede considerar que el PCI orientado al servicio de Urgencias fue efectivo”.

Para la realización de este proyecto se recogió el número de casos confirmados de COVID-19 en trabajadores sanitarios del 2 de marzo al 12 de abril de 2020. El personal sanitario fue evaluado para conocer si presentaba síntomas, así como en el marco de estudios de contactos. Los datos incluidos han sido la edad, el sexo, el área de trabajo, el estamento y el motivo de contacto. Los autores del estudio han comparado la situación de los trabajadores sanitarios del servicio de Urgencias con los del resto del departamento de Salud.

Efectividad del PCI frente a la COVID-19

De los 3.900 trabajadores sanitarios del departamento de Salud, 279 estaban adscritos al servicio de Urgencias. Se evaluaron 1.744 trabajadores sanitarios (92 del SUH). Presentaron síntomas 736, de los que 52 eran del Servicio de Urgencias. En total, se confirmaron 151 COVID-19 (9 del SUH). Dos casos del servicio de Urgencias (22,2%) se atribuyeron a la asistencia sanitaria y 7 (77,8%) fueron vinculados a relaciones sociales en el lugar de trabajo o fuera de este.

La prevalencia de trabajadores sanitarios con COVID-19 en el servicio de urgencias fue de un 3,2% (9/279). En el resto de los trabajadores sanitarios el porcentaje fue de 3,9% (142/3621). Entre trabajadores sanitarios del servicio de Urgencias y del resto del departamento de Salud no hubo diferencias significativas en la prevalencia de afectados. Igualmente, se observó que no hubo diferencias entre los motivos de contacto.