Un estudio llevado a cabo por investigadores del Instituto Max Planck de Psicolingüística de Nimega (Países Bajos) ha confirmado que las personas que padecen autismo tienen un cerebro más simétrico que aquellos que no padecen esta enfermedad.

Hasta ahora no había quedado claro si la asimetría de la anatomía del cerebro se ve afectada en el autismo, porque diferentes estudios han reportado diferentes hallazgos, según los expertos.

Para resolver esta cuestión, los científicos han hecho un estudio a gran escala, basado en escáneres cerebrales de 1.774 personas con autismo y 1.809 controles sanos, de diferentes países durante más de 20 años.
De esta forma, los científicos comprobaron que el hemisferio cerebral izquierdo y derecho del cerebro son más similares en personas con autismo. En el cerebro sano, el grosor de la corteza cerebral difiere entre los hemisferios izquierdo y derecho.

Finalmente, los investigadores han informado de que las diferencias anatómicas no dependían de la edad, el sexo, el coeficiente intelectual, la gravedad de los síntomas o el uso de medicamentos.