Un grupo internacional de investigadores, liderado por José Ángel Martínez-Climent en el Cima Universidad de Navarra, ha creado avatares de ratón de pacientes con mieloma múltiple. El objetivo es estudiar y desarrollar tratamientos personalizados contra este cáncer de la sangre. No obstante, se trata del segundo cáncer hematológico más frecuente e incurable en la mayoría de los casos.

Así, estos avatares de ratón tienen la capacidad de imitar la diversidad genética e inmunológica del origen y evolución de esta enfermedad en los pacientes. Este avance permitirá a los investigadores diseñar terapias más efectivas y personalizadas para el mieloma múltiple.

De esta forma, los investigadores podrán anticipar el resultado del tratamiento con inmunoterapias de próxima generación e imitar en el laboratorio situaciones clínicas asociadas a los peores resultados. Es el caso del mieloma múltiple de alto riesgo, la enfermedad extramedular o la resistencia terapéutica adquirida.

Avatares de ratón para estudiar el cáncer

Los resultados del estudio, publicado en Nature Medicine, abren una vía de investigación que podría expandirse a otros tumores hematológicos y sólidos para encontrar tratamientos efectivos para pacientes que actualmente no tienen opciones de curación.

“Este escenario nos ofrece oportunidades para avanzar en la investigación de nuevas estrategias terapéuticas y de optimizar el diseño de futuros ensayos clínicos de inmunoterapia”, señala Martínez-Climent. Además, “estamos probando terapias novedosas en modelos experimentales en fases de la enfermedad donde las células de mieloma múltiple podrían ser más vulnerables”.

En particular, en condiciones precursoras tempranas o en el estado de enfermedad mínima residual. Es decir, después del tratamiento, cuando quedan pocas células tumorales. “Para ello, hemos establecido numerosas colaboraciones científicas con compañías farmacéuticas que están desarrollando ensayos clínicos en esta enfermedad para hacer estos mismos ensayos en nuestros ratones”, aporta el investigador.

El objetivo final es trasladar los descubrimientos del laboratorio a la clínica y que iniciativas de investigación como esta puedan extrapolarse a otras neoplasias hematológicas y tumores sólidos que siguen siendo incurables con los tratamientos actualmente disponibles.