Un estudio internacional, coordinado por el Hospital Germans Trias de Badalona (Barcelona), ha constatado la eficacia del antiviral remdesivir contra la COVID-19, sobre todo si se administra antes que los pacientes requieran ventilación mecánica, según un comunicado.

El estudio, publicado en ‘The New England Journal of Medicine’, muestra que con este fármaco se consigue reducir en un 31% el tiempo de hospitalización; el objetivo de la investigación ahora es encontrar una combinación de fármacos que mejore la eficacia para todos los pacientes.

El estudio, impulsado por el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos (NIAID) de los Institutos Nacionales de Salud (NIH), ha contado con la participación de 68 centros hospitalarios, 47 de Estados Unidos, 21 de Europa y Asia, y en España ha sido coordinado por el Servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital Germans Trias.

El trabajo presenta datos de 1.059 personas de un ensayo controlado aleatorizado, de las cuales 538 recibieron remdesivir y 521 recibieron placebo durante 10 días.

A nivel global, el grupo que recibió remdesivir experimentó un tiempo de recuperación un 31% más corto que el que recibió placebo, reduciendo en 4 días -de 15 a 11- la estancia en el hospital.

Dividiendo los pacientes en subgrupos, esta mejora sobre todo se da en los pacientes que tienen falta de oxígeno en la sangre, pero que no requieren de respiración mecánica o extracorpórea (ECMO).

“Estos resultados subrayan la necesidad de identificar los casos de COVID-19 lo antes posible, a fin de poder hacer un seguimiento e iniciar el tratamiento antiviral antes de que la enfermedad pulmonar progrese tanto que se necesite ventilación mecánica invasiva”, explica el médico investigador del Hospital Germans Trias e IrsiCaixa y coordinador del estudio en España, Roger Paredes.

En el trabajo también ha colaborado el Hospital Clínic de Barcelona, desde donde lo ha liderado José Muñoz, jefe de Servicio de Salud Internacional e investigador de ISGlobal, centro impulsado por Fundación La Caixa.

Menos mortalidad

El artículo también señala que los pacientes que recibieron el fármaco tuvieron una reducción del 30% en la mortalidad a los 14 días de iniciar el estudio, siendo del 7,1% en los pacientes del grupo remdesivir, y del 11,9% en el grupo control, una diferencia que, sin embargo, no fue estadísticamente significativa.

En cuanto a los efectos adversos graves, un 21,1% de las personas que recibieron el fármaco experimentaron, frente al 27% del grupo placebo.

“La mortalidad aún es elevada, por lo que tenemos que seguir trabajando. Ahora tenemos un fármaco que funciona, aunque tiene unos efectos moderados y debemos buscar otros que podamos combinar para lograr resultados aún mejores”, ha reflexionado Paredes.

“Pero es un punto de partida, el primer fármaco que demuestra eficacia y que nos dará muchas pistas de cara a las futuras estrategias contra el SARS-CoV-2”, concluye.