Un estudio multicéntrico, liderado por el Dr. Felipe Pérez García, del Servicio de Microbiología del Hospital Universitario Príncipe de Asturias (HUPA), de Alcalá de Henares, ha demostrado su utilidad para que los profesionales sanitarios puedan clasificar a los pacientes según el riesgo de mortalidad por COVID-19. Sirve de ayuda para el manejo desde el momento en el que acuden al Servicio de Urgencias.

El trabajo ha sido publicado en la prestigiosa revista ‘Frontiers In Medicine’. Y ha contado con la colaboración de distintos grupos de investigación del Instituto de Salud Carlos III, el Hospital General Universitario Gregorio Marañón, el Hospital Universitario Infanta Leonor, el Hospital Universitario de La Paz y el Hospital General de Villalba, así como la Universidad de Alcalá (UAH) y la Universidad Complutense de Madrid.

El artículo, que lleva por título El índice de estrés y activación endotelial ajustado por edad para COVID-19 en el momento del ingreso es un predictor confiable de mortalidad a 28 días en pacientes hospitalizados por COVID-19, se basa en el uso del índice de activación y estrés endotelial (EASIX por sus siglas en inglés).

Tres parámetros

El EASIX se desarrolló en un principio para predecir la supervivencia, así como diversas complicaciones, en los pacientes que habían sido sometidos a trasplante de médula ósea. Incluye tres parámetros muy simples y fácilmente obtenibles en las habituales analíticas de sangre pedidas en Urgencias (lactato deshidrogenasa, la creatinina y el recuento de plaquetas). Estos parámetros pueden estar relacionados con la activación endotelial, la coagulopatía y los fenómenos trombóticos, situaciones que están presentes tanto en los pacientes con trasplante de médula como a los que tienen COVID-19.

Evaluaron el EASIX

Se emplearon dos cohortes de estudio: una, con 1.200 pacientes, y otra con 1.830, y se evaluó si el EASIX podía predecir la mortalidad a 28 días tras el ingreso hospitalario.

Los resultados mostraron que los valores de EASIX y aEASIX-COVID se asociaron con un aumento del riesgo de mortalidad en ambas cohortes. Asimismo, se demostró que tanto EASIX como aEASIX-COVID presentaban muy buen rendimiento para predecir la mortalidad a 28 días, pero que el nuevo índice ajustado por edad (aEASIX-COVID) era significativamente mejor que el EASIX original, siendo especialmente útil para descartar mortalidad.