En América Latina cada año se diagnostican más de un millón de personas con cáncer, de las cuales 700 mil mueren. El panorama es desalentador ya que se estima que el número de nuevos casos aumente hasta en 70 por ciento en las próximas dos décadas, debido al envejecimiento de la población y a que la edad avanzada es el factor de riesgo más grande para padecer cáncer.

Sin embargo, los adelantos y la investigación sanitaria están cambiando el rumbo de la enfermedad y hoy se tiene a la Medicina de Precisión que trata el cáncer basado en su composición genómica, lo que le permite al paciente tratamientos más eficaces y menos agresivos, señaló el Dr. Gilberto Castro, oncólogo del Hospital Sirio Libanés de Sao Paulo Brasil.

Durante el taller latinoamericano para periodistas sobre Oncología de Precisión, organizado por Laboratorios Bayer en la ciudad de Miami, el experto explicó que hoy se entiende al cáncer como una enfermedad del genoma. “Cuando se produce un cambio anormal en los genes, se realiza una alteración de las proteínas que son importantes para una célula sana y funcional. Estas proteínas alteradas impulsan y diseminan las células cancerígenas para crear tumores, lo que se conoce como conductores oncogénicos”, explicó.

La ciencia médica actual se centra en investigar los conductores oncogénicos a nivel molecular y de esta forma se han creado las pruebas genómicas que ayudan a identificar las alteraciones del ADN y permite a médicos y científicos predecir con mayor exactitud el tratamiento personalizado que requiere cada individuo para su tipo de tumor, dijo la doctora Isabela Werneck, patóloga quirúrgica en la Rede D’Or-Sao Luiz en Sao Paulo.

Aún cuando todavía no existen pruebas genómicas para identificar todos los conductores oncogénicos, se estima que entre 30 y 49 por ciento de los pacientes que participan en este tipo de pruebas pueden encontrar un tratamiento dirigido a su alteración genómica.

En América Latina el uso de estas pruebas está muy por debajo de la media en países como Estados Unidos o las naciones de la Unión Europea debido a la falta de recursos económicos para su aplicación, el número reducido de centros especializados para tratamiento del cáncer que se concentran en las grandes ciudades y a la poca investigación básica y clínica.

Los expertos coincidieron en que para lograr la Medicina de Precisión es vital que las pruebas genómicas de alta calidad se conviertan en parte de la práctica clínica rutinaria y sólo se logrará si se incluyen en las guías y directrices clínicas de cada país y crezcan las inversiones para crear laboratorios con capacidad para realizar estas pruebas.